Dejar, soltar, y desprenderse…

Ya estamos por terminar este año y creemos que es importante cerrar todos aquellos círculos, capítulos o relaciones a las cuales les dimos un espacio, un tiempo y una energía. Con el tiempo quizás no prosperaron como nos hubiera gustado, el caso es que siguen dando vuelta en nuestra mente…

Y tal vez es hora de cerrar esa puerta y simplemente decir: ¡Aquí ya no hay más espacio para ti! Deshacerse de ciertos pensamientos e ilusiones significa también dejar un hueco libre para que otras cosas ocupen su lugar.
 photo TUBE281216_zpsmqn3jxbk.png
Dejar atrás el pasado es un proceso que puede ser muy sanador, sólo así seremos capaces de renovar nuestra energía; remover y limpiar ese espacio para que junto con el año nuevo que comienza exista un interior limpio, fresco, donde podamos acomodar aquellas relaciones que si valen la pena.

Hay que saber cuándo una etapa llega a su fin, si esto te ha resultado complicado, ¡qué mejor que aprovechar la oportunidad que nos da un nuevo año para volver a empezar!

El pasado no volverá, todo pasa, y lo mejor que podemos hacer es no volver a ello.

Si estuviste en una relación y no fuiste correspondida como tú merecías, tienes que hacerte a la idea de que ya no sucedió. Mientras ocupas tu mente con todas estas tácticas para recuperar a este ser, es muy probable que no permitas que llegue otra persona a tu vida.

No esperes que te devuelvan lo que has dado, no esperes que reconozcan tu esfuerzo, que descubran tu genio, que entiendan tu amor o incluso que te quieran. No podemos pedir a las personas que nos quieran, y aunque suene repetitivo sí nos podemos querer y valorar a nosotros mismos.

te proponemos realizar el siguiente ejercico para cerrar círculos y eliminar todo lo que ya no quieras en tu vida, necesitaras lo siguiente:

Una vela chica y un recipiente que tolere el calor para la vela.
Necesitarás escribir en pequeños papelitos lo que quieras soltar y dejar atrás.
Estos papelitos los colocarás en un recipiente. Después prenderás una vela que quepa dentro de él, con tus dos manos toma con fuerza y sobretodo con mucha fe el recipiente y dirás las siguientes palabras en voz alta:

“No te quiero más ocupando espacio en mi mente”

” Me despido y te dejo”

Te perdono y me perdono”

“Hoy te suelto”

En seguida quemas todos los papelitos y las cenizas las entierras ya sea en el jardín o en una maceta.

¡Atrévete! Cierra la puerta, cambia el disco, limpia la casa, sacúdete el polvo. Y ahora sí, ¡felicidades!, pues después de haber realizado esto verás como tu vida empezará a transformarse.

 photo 4098b-6_zps1zugrqba.png

Anuncios