Hoy se conmemora el Día Nacional de las Aves que si bien comenzó a aparecer en los calendarios en 1982, tiene parte de su origen mucho tiempo atrás.

En 1928, el diario La Razón de Buenos Aires realizó una encuesta, con el apoyo de la Asociación Ornitológica del Plata, entre niños de escuelas primarias, con el objetivo de consultarles a qué ave definirían ellos como “Ave de la Patria”.
 photo HORNERO41016_zpsvtqds41f.png
El hornero quedó primero entre sus preferencias. Una de las justificaciones que pueden rememorarse de esa selección fue la de una niña que lo definió en los siguientes términos: “Yo creo que el hornero merece el título de Ave de la Patria, porque habita en la mayor parte de nuestro inmenso país y posee más cualidades juntas que cualquier otro pájaro. Es inofensivo, de carácter dulce y hasta tímido; no se le ve reñir con otros pájaros.
Es inteligente, hábil y previsor; sus casitas de barro son un modelo de perfección y comodidad; construidas con solidez, son impenetrables a los vientos y a la lluvia; dispuesta su entrada con ingenio, son inaccesibles a los visitantes peligrosos. Y finalmente, ¿quién sabe si nuestros antiguos gauchos, sencillos, nobles y valientes, no tomaron el ejemplo del hornero para hacer de barro, como él, sus ranchos toscos, pero cómodos y prácticos?

Aunque ya estaba definida el ave nacional, no fue hasta 1982 que se comenzó a celebrar el 5 de octubre como Día Nacional de las Aves. La impulsora de la efeméride fue la organización Aves Argentinas. La elección de la fecha está destinada a conmemorar a San Francisco de Asís, Santo enamorado de la naturaleza y que, según la tradición, hablaba con los pájaros.
En la actualidad, Argentina cuenta con 120 especies de aves silvestres en serio riesgo de extinción sobre un total de 1.000. La organización Aves Argentinas en el mes de agosto del año 1982, dejó establecido el día 5 de Octubre como “Día Nacional del Ave”. La elección de la fecha esta destinada a conmemorar a San Francisco de Asís, santo enamorado de la naturaleza y que, según la tradición, hablaba con los pájaros.
En el invierno del año 1928, el diario “La Razón” y la Asociación Ornitológica del Plata realizaron una encuesta nacional para elegir “el ave de la Patria”, entre alumnos de las escuelas primarias. Así se consagra a el Hornero como ave nacional y desde ese momento pasó a ser un símbolo.
Sin embargo, su proclamación no ha sido suficiente durante todos estos años, para despertar en los niños y las personas el interés por las aves. Por esto, Aves Argentinas/AOP decidió, en una reunión de 1982, establecer el “Día Nacional del Ave” con el fin de consagrar un día al año para manifestar la necesidad de realizar planes de defensa de nuestras aves y resaltar su importancia.

Para nuestro querido hornero…

El hornero

La casita del hornero
tiene alcoba y tiene sala.
En la alcoba la hembra instala
justamente el nido entero.

En la sala, muy orondo,
el padre guarda la puerta,
con su camisa entreabierta
sobre su buche redondo.

Lleva siempre un poco viejo
su traje aseado y sencillo,
que, con tanto hacer ladrillo,
se le habrá puesto bermejo.

Elige como un artista
el gajo de un sauce añoso,
o en el poste rumoroso
se vuelve telegrafista.

Allá, si el barro está blando,
canta su gozo sincero.
Yo quisiera ser hornero
y hacer mi choza cantando.

Así le sale bien todo,
y así, en su honrado desvelo,
trabaja mirando el cielo
en el agua de su lodo.
La casita del hornero
tiene sala y tiene alcoba,
y aunque en ella no hay escoba
limpia está con todo esmero.

Leopoldo Lugones.

El hornero es el ave o pájaro nacional argentino.

 photo BARRITAMARUCHA_zps26efeb9a.png