Hoy, 27 de Julio, es el Día Internacional del Perro Callejero. Este día no es un día de celebración, es un día para concientizarse de que hay muchos animales abandonados en las calles, sin amo y sin destino cierto. En su día queremos pedirles de corazón
 photo AMADOHUESITO_zpsafmsbdaj.png
no compres vida, salva una.. Adoptá un perro de la calle. Es un día para comenzar frenar el abandono de animales y reivindicar más protección y cuidado para los canes sin hogar.
Pensando en todos los perritos abandonados, sin “dueño”, ni destino cierto. Pensando en esos perros sin nombre, anónimos y ajenos. En los vagabundos de mirada perdida, en los apaleados, en los hambrientos, en los enfermos que sobreviven porque su instinto es vida. Pensando en todos ellos se creó “el Día Internacional del Perro Callejero”.

El creador de este día es Ignacio Gac, estudiante de periodismo chileno, quien propuso:“Todos los humanos y ni tan humanos salgan en forma independiente a las calles, cada 27 de julio con alimentos para perros con lo que puedan o quieran. Para que los pobres perros se deleiten de un buen banquete, o al menos puedan comer algo y no morirse de hambre, ni de frío”.

El perro callejero existe por culpa y causa de un humano irresponsable, por eso este día más que para celebrar es para tomar conciencia de la importancia de la “ESTERILIZACIÓN” y “TENENCIA RESPONSABLE”, ya que si estas dos cuestiones estarían inculcadas en la sociedad no existirían tantos animales en situación de calle.
Un reconocimiento especialmente afectuoso y agradecido a todos los rescatistas.

Callejero; de Alberto Cortés:

Era callejero por derecho propio;
su filosofía de la libertad
fue ganar la suya, sin atar a otros
y sobre los otros no pasar jamás.

Aunque fue de todos, nunca tuvo dueño
que condicionara su razón de ser.
Libre como el viento era nuestro perro,
nuestro y de la calle que lo vio nacer.

Era un callejero con el sol a cuestas,
fiel a su destino y a su parecer;
sin tener horario para hacer la siesta
ni rendirle cuentas al amanecer.

Era nuestro perro y era la ternura,
esa que perdemos cada día más
y era una metáfora de la aventura
que en el diccionario no se puede hallar.

Digo “”nuestro perro”” porque lo que amamos
lo consideramos nuestra propiedad
y era de los niños y del viejo Pablo
a quien rescataba de su soledad.

Era un callejero y era el personaje
de la puerta abierta en cualquier hogar
y era en nuestro barrio como del paisaje,
el sereno, el cura y todos los demás.

Era el callejero de las cosas bellas
y se fue con ellas cuando se marchó;
se bebió de golpe todas las estrellas,
se quedó dormido y ya no despertó.

Nos dejó el espacio como testamento,
lleno de nostalgia, lleno de emoción.
Vaga su recuerdo por los sentimientos
para derramarlos en esta canción.

 photo 3C_zps4mrtbbjj.png