El ataque terrorista a la embajada israelí en Buenos Aires ocurrió el 17 de marzo de 1992 a las 14:45 (hora local) cuando un furgón Ford F-100 conducido por un suicida fue cargado con explosivos y estrellado contra el frente del edificio de la Embajada de Israel, localizado en la esquina de Arroyo y Suipacha,4 causando la destrucción de la embajada, y daños a una iglesia católica y una escuela ubicada en un edificio cercano. En el atentado terrorista murieron 29 personas (5 de ellas sin identificar por la destrucción total de sus mutilados cuerpos), entre israelíes y argentinos e hirió a otras 242. Fue el segundo peor ataque terrorista en la historia de Argentina, después del atentado terrorista contra la AMIA en 1994, y el peor ataque contra una misión diplomática israelí. Los autores del ataque se cree que ingresaron al país a través de la región llamada triple frontera, el área donde confluyen las fronteras de Argentina, Paraguay y Brasil.

 photo EFECTOTIADIESBRITCHESCRYSTAL70815_zpsvic4yeva.png

Dos años después, el 18 de julio de 1994, un coche bomba estalló frente a la AMIA, la organización mutual judía más importante del país, también en Buenos Aires, lo que tuvo como resultado la muerte de 85 personas.
Conexión con la política exterior argentina
En el año 2004, Carlos Menem, quien fuera presidente de Argentina entre 1989 y 1999 declaró en una entrevista que el hecho de haber sido el único presidente argentino que visitó Israel pudo haber sido lo que haya ofendido a estas organizaciones terroristas. Y continuación agregó: «Lo otro que puede ser es el envío de las naves argentinas al Golfo con motivo de la invasión de Irak a Kuwait».
El envío de dos buques de guerra al Golfo, en 1991, para reforzar la coalición liderada por EE.UU. contra Irak, fue un hecho representativo del estilo de la política exterior que siguió el gobierno argentino durante la presidencia de Menem
Investigación
Se realizaron varias investigaciones del atentado en Estados Unidos, Israel y Argentina.

Investigaciones en Estados Unidos
En Estados Unidos el atentado fue investigado por el FBI sin que diera a conocer públicamente sus resultados y la jueza Ellen Segal Huvelle, quién en 2008 condenó a Irán a indemnizar a los familares de una de las víctimas. El fallo de la jueza Segal Huvelle atribuye el atentado a la organización Hezbollah con el apoyo de Irán y sostiene que murieron 29 personas, dato que se contradice con la mayoría de las fuentes que sostienen que murieron 22 personas.6 7 También sostiene que el atentado fue realizado mediante un coche bomba detonado en la calle por un perpetrador suicida.6 El fallo aclara que la prueba en la que se apoya para dar por ciertos los hechos mencionados es la declaración de Patrick L. Clawson, un asesor independiente de la CIA, la Agencia Nacional de Seguridad y el Departamento de Estado de los Estados Unidos, descripto en el fallo como “experto en asuntos iraníes”.6

Investigaciones en Israel
En Israel el Mosad investigó el atentado sin dar a conocer los resultados, pero en marzo de 2010, el embajador de Israel en Argentina, Daniel Gazit declaró a la prensa que Israel había eliminado a los autores del atentado.8

Investigación en ArgentinaEn Argentina la investigación del caso correspondió a la Corte Suprema debido a que los artículos 116 y 117 de la Constitución argentina establecen la “competencia originaria” de ese tribunal cuando se trata de asuntos relacionados a embajadores, ministros y cónsules extranjeros. La causa tramita por expediente 143/1992. Originalmente estuvo a cargo de Alfredo Bisordi, secretario penal de la Corte, bajo supervisión del presidente del tribunal, Ricardo Levene (hijo). Hasta 2015 la causa investigada por la Corte no había sido elevada a juicio.

En 1997 la causa fue encomendada al secretario Esteban Canevari.9 El 23 de diciembre de 1999 la Corte Suprema dictó una acordada estableciendo que los muertos habían sido 22 (y no 29 como se había informado oficialmente los años anteriores) y que la investigación debía orientarse a reunir las pruebas que establecieran la certeza de que el atentado había sido realizado por la Jihad islámica, brazo armado del Hezbollah, mediante un coche bomba para el que se utilizó una Ford F-100, comprada a un fotógrafo policial por un hombre con un documento a nombre de un ciudadano brasileño, Ribeiro Da Luz. Por esa resolución se dictó también una orden de captura contra Imad Mughnyah.1 10

En 2015, el presidente de la Corte Suprema Ricardo Lorenzetti declaró públicamente que en la causa había cosa juzgada debido a la acordada de 1999. La declaración produjo confusión ya que en 2006 la Corte Suprema había dictado en la causa una resolución estableciendo que la misma no había prescripto.1

Diversas hipótesis oficiales
Inicialmente se realizaron pericias por parte de la Policía Federal y Gendarmería. Ambas coincidieron en que había sido un coche bomba, pero discrepaban en el explosivo utilizado: trotyl y pentrita, para la policía; exógeno con algún tipo de iniciador, para la Gendarmería.11

En 1996 la Corte Suprema cambió la hipótesis e informó que en atención a los resultados de la pericia realizada por la Academia Nacional de Ingeniería podía establecerse “con cierto grado de certeza” que el atentado fue consecuencia de una explosión sucedida en el interior del edificio.11

En 1999, por la acordada dictada el 23 de diciembre, la Corte volvió a cambiar de hipótesis y sostuvo que el atentado había sido realizado con un coche bomba, precisando que podría haber sido una camioneta Ford F-100.
https://es.wikipedia.org

No olvidamos y seguimos pidiendo Justicia!

 photo 4C_zpslpia8y1i.png