Tu felicidad depende en gran medida
de tu forma de ver las cosas.
La felicidad es un estado de ánimo
que nace en tu interior, y que por lo tanto,
no depende necesariamente de acontecimientos
externos favorables para producirse.
 photo TEMPLATE200416_zpso7kxgjit.png
Aunque pueda parecerte increíble,
lo cierto es que: ¡Prueba a sentirte feliz
deliberadamente durante cinco minutos al día!

No trates de sentirte feliz por algo en concreto,
limítate tan sólo a ser feliz.
Para lograr acceder a ese estado,
recuerda cómo te sentiste uno de los días
más felices de tu vida e intenta reproducir
ese sentimiento en el momento presente.

Practicando con regularidad este ejercicio,
comprobarás que es posible sentirse feliz
a voluntad, y notarás día a día, cómo
tus momentos de felicidad van en aumento.

La felicidad, al igual que sucede con la autoestima,
es algo que depende de nosotros mismos.
Aunque los demás puedan influir
en determinadas ocasiones sobre ella,
en última instancia, de ti depende ser feliz.

Repítete cuanto puedas:
¡Mi estado de ánimo depende de mí!

Jerry Minchinton

 photo Barrita_zpsza0plecy.png