Bajó del seno del Padre al seno de una mujer.

Se vistió de humanidad para que pudiésemos
vestirnos de divinidad.

Se hizo el Hijo del Hombre para que nosotros
pudiéramos llegar a ser hijos de Dios.
 photo TYBE4220316_zpsmoxy86mj.png
Llegó del Cielo, donde los ríos jamás se hielan,
los vientos nunca soplan, nunca la gélida brisa enfría
el aire, y las flores no se marchitan jamás.
Allí nadie tiene que llamar al médico,
porque allí nadie está jamás enfermo.
No hay sepultureros ni tampoco
cementerios, porque allí nadie muere;
nadie es jamás enterrado.

Nació contra las leyes de la naturaleza, vivió en
pobreza, fue criado en oscuridad.
No poseyó riquezas ni utilizó influencias,
como tampoco fue a colegios ni
dispuso de profesores particulares.
Sus familiares eran desconocidos y sin relieve social.

En su infancia, asustó a un rey; en su adolescencia,
desconcertó a los doctores; en su madurez, subyugó
el curso de la naturaleza, caminó sobre las olas y
sosegó el mar embravecido.

Curó sin medicinas a las multitudes y no requirió
emolumentos por sus servicios.

Nunca escribió ni un solo libro, pero en
las bibliotecas de todo el mundo no cabrían los
libros que pudieran escribirse de El.

Nunca compuso un cántico, pero su persona
ha servido de tema de inspiración para más
cánticos que los de todos los compositores juntos.
Nunca fundó un colegio, pero ni entre todas
las escuelas juntas pueden jactarse de tener tantos
estudiantes como El tiene.

Nunca practicó la medicina, pero ha curado más corazones
quebrantados que cuerpos hayan podido curar los médicos.
Nunca dirigió un ejército, ni destacó un soldado,
ni disparó un fusil, pero ningún jefe ha tenido bajo su
mando más voluntarios, ni ha obligado a más rebeldes
a deponer las armas y rendirse sin disparar un solo tiro.

El es la Estrella de la Astronomía,

La Roca de la Geología,

El León y el Cordero de la Zoología,

El Armonizador de todas las discordias,

Y el Sanador de todas las enfermedades.
Los grandes hombres surgieron y desaparecieron,
pero El vive para siempre.
Herodes no pudo matarle;
Satanás no pudo seducirle;
la Muerte no pudo destruirle;
el Sepulcro no pudo retenerle.

Se despojó de su manto de púrpura, para vestirse
la blusa del artesano.
Era rico, pero por nosotros se hizo pobre.
Hasta que punto?
Pregúntale a María! Pregúntale a los Magos!
Durmió en un pesebre ajeno,
cruzó el lago en una barca ajena,
montó en un asno ajeno,
fue sepultado en una tumba ajena.

Todos han fallado, pero El nunca.
El es el siempre perfecto, señalado entre diez mil.
Todo El es codiciable.
Este es mi Amado. Este es mi Salvador…

Y HA RESUCITADO!ALELUYA!!
Desconozco autor

 photo barrita3_zpsf5cb9b7c.gif