La Ley de Atracción nos enseña que manifestamos aquello en lo que centramos nuestra atención y que la emoción, influye en la velocidad de la creación. A estas alturas, ya habrás podido constatar que esta “receta” no siempre resulta y no es porque la Ley de Atracción no funcione, es que hay otros elementos que deben estar integrados y que no debemos perder de vista.
 photo MASK10216_zps7d7yhw0o.png
¿Alguna vez te has preguntado porque a pesar de todas tus afirmaciones, rituales y pensamientos dirigidos, las cosas no suceden? O al contrario… parecen bloquearse más cada día. No pierdas de vista aspectos importantes de los que hablaremos en este artículo.

Muchas de las enseñanzas sobre la Ley de la Atracción, se relacionan con la manipulación de una ley a capricho. La realidad nos muestra que estos tiempos, no son para jugar a ser Dioses bajo una forma caprichosa, sino para tomar una responsabilidad y un compromiso mayor en nuestra vida que puedan traducirse en mayor consciencia. La Ley de la Atracción no funcionará si trabajamos con las Leyes del Amor o la Causa y Efecto a nivel karmático. No podemos crear luz, siendo sombra y esto es un principio básico.

Para que nuestros sueños se manifiesten, necesitamos estar alineados energéticamente a nuestros sueños. Lo importante no es lo que quieres a nivel racional, sino a nivel del Espíritu.

Existen dos puntos fundamentales que forman parte del proceso de creación:

Que el sueño que deseamos construir nos pertenezca POR DERECHO PROPIO.
Construirlo a través de la FORMA correcta.
Si el sueño no es nuestro o intentamos crearlo bajo una forma errada, el sueño no se manifiesta. Es aquí justo donde podemos perdernos y quedar sumidos en una sombra existencial fuerte. Dar con la forma correcta y soltar la necesedad de insistir en un camino que no es nuestro pueden ser resultar, procesos largos de trabajo interior.

Por lo tanto, si las cosas no fluyen, es momento de detenerse y reflexionar ¿el sueño que intentamos construir es verdaderamente nuestro o representa un camino que no nos pertenece? ¿Estamos respondiendo a la voz de nuestro Espíritu o estamos robando un sueño ajeno? Muchas cosas pueden robarse, por ejemplo, ideas o proyectos de otra persona por falta de iniciativa, creatividad y conexión nuestras. Finalmente el robo de ideas o proyectos se reduce a “robo de energía” y por ley universal, no es posible robar lo que no nos pertenece, lo robado, tarde o temprano, regresará a donde pertenece. Si intentas robar clientes, puedes vivir un éxito transitorio, tarde o temprano, lo que no construiste por tus propios medios, se irá de ti y lo que si te pertenecerá, serán las consecuencias o los resultados finales, entre otras, una cosecha trunca o insatisfactoria.

Si además de robar un sueño, equivocamos la forma y en lugar de que la pasión o el amor sea lo que nos mueva, nos impulsa la competencia, la ambición, el egoísmo, la envidia, el miedo, la culpa, el resentimiento, la venganza, la imitación, la indecisión, la falta de identidad, la desvaloraización, el engaño, etc. Estaremos cimentando a través de nuestras limitaciones y no a través de nuestro potencial. Limitaciones que surgen de nuestra sombra y crean un karma que se convertirá en prioridad para trabajar internamente, de más peso que cualquier deseo por cumplir. Este karma, no dejará mucho espacio energético para ningún sueño que pretendamos materializar. Por lo que la inestabilidad, la incertidumbre y las construcciones truncas, pueden hacerse parte del día a día.

Cuando estamos alineados a nuestros sueños, las cosas fluyen de una manera constante, un paso lleva al otro, una puerta, abre la otra y cada uno de estos elementos se convierte justo en esas señales que tiene el universo, para indicarnos un camino sobre la marcha. Es entonces cuando la pasión por la vida se pone en manifiesto, nos iluminamos por fuera y por dentro y esto se refleja en nuestro físico, porque estamos conectados a la vida misma, la voz de nuestro Espíritu, nuestro poder creador y nuestros Guías Superiores.

Aprende a escuchar la voz de tu Espíritu, elige a través de tu esencia y construye a través del amor, la alegría y la pasión por vivir.

Una vez teniendo claro tu camino, tómalo, hazlo tuyo y comprométete con el, porque sin compromiso y sin responsabilidad, las cosas se disuelven.

Una vez alineado alineado con tu sueño, ahora si… deja que la Ley de Atracción, te sorprenda.   Por: Harumi Puertos

 photo BARRITA_zpsnrhbusku.png