Haz que todas tus mañanas sean brillantes, llénate de optimismo, piensa que todo te saldrá bien y no precipites los acontecimientos.

Practica el sacramento de la escucha, no te apresures a tomar decisiones, date tiempo para pensar.

 photo SHAPE140116_zpskatxunnu.png

No dejes que otro piense por ti, porque tú tienes tu propia personalidad, y tienes algo propio que decir.

Sé tú mismo, no dejes de serlo para complacer a otros.

No busques amistades cuyos hábitos sean diferentes a los tuyos, pero si tienes buenos amigos, disfruta de su compañía y de su amistad.

Comparte con tu familia, saca tiempo para compartir con ellos.

Nunca trates de imponer tus propios criterios, cada persona tiene derecho a opinar y tu deber es escucharla.

Sé paciente con los demás, así demostrarás tu alto grado de madurez.

Haz buen uso de tu dinero, comparte y que tu corazón y tu conciencia sean responsables.

No desperdicies tu tiempo, pues el tiempo bien usado es un reflejo de tu carácter.

No comas con glotonería, sino para alimentarte. No lo hagas por llenar el vientre, sino por una necesidad.

Saca tiempo para meditar y aprende a contemplar toda la hermosura que Dios creó a través de la Naturaleza.

Infórmate, estudia, lee, reflexiona, el mundo que pisamos es muy complejo.

Date cuenta que eres una persona necesitada, pide ayuda y acepta las sugerencias de otras personas.

Respétate a ti mismo y verás que los demás te respetarán.

Esfuérzate cada día por ser un buen ciudadano útil en la sociedad.

Autor Desconocido
 photo BARRITA_zpsxvjw3buc.png

Anuncios