Amigo, cuando te sientas destrozado, perdido, lejos de casa,
cuando estar alineado parezca algo completamente lejano
y las palabras de los sabios se asemejen más bien un cuento de hadas, cuando sientas que las respuestas no llegan
y que las dudas te consumen como el fuego…
Detente.
Respira.
Recuerda, nada está saliendo ‘mal’.
Un sueño está muriendo, eso es todo,
un sueño de segunda mano acerca de cómo ‘debería’ ser este momento…

 photo TUBE180116_zps37mfbwcz.png
Cuando todo ese desorden llame tu atención,
cuando las dudas entonen su loca melodía,
cuando las historias se dejen venir como cascadas,
recuerda que esa misma nostalgia que tratas de eliminar te está realmente invitando hacia tu verdadero Hogar,
al Aquí y al Ahora,
lejos de todos los ‘hogares’ terrenales.
Un problema es algo que anhela tu dulce atención.
Una crisis es un momento decisivo.
La enfermedad es una invitación a un profundo descanso y a la liberación. Un trauma es la invitación a ese tipo de aceptación que nunca antes imaginaste.
Esas dudas que te carcomen son explosiones de la suprema inteligencia, haciéndote un llamado para que confíes profundamente en tu propia experiencia de primera mano,
es un llamado para que te dejes caer en el constante abrazo de lo Desconocido.
Aún cuando todo parezca ir mal,
detente, toma un respiro
y recuerda que nada puede salir ‘mal’ en el inmenso campo
de tu presencia eterna.
Jeff Foster

 photo vs2_73_L_zpsyfzasjtq.png