El personaje de “Papá Noel” que las películas, dibujos animados y el mundo mercantil ponen de moda por Navidad tiene su origen en la historia del Obispo San Nicolás, quien no sólo salvó a unas doncellas de la prostitución haciendo pasar un regalo por la chimenea, sino que hasta intercedió para que resucitaran tres niños. Aquí la historia del verdadero “Santa Claus”.

 photo CHALLBINGO171215_zps5uvlcdfr.png

A diferencia del Santa Claus comercial, San Nicolás usaba “Mitra” de Obispo en vez del famoso gorro rojo, vivió en la actual Turquía y no en el Polo Norte. Sin embargo, también le gustaba viajar mucho, tal vez no con venados que volaban, pero sí a pie. Tanto es así que se fue de peregrinación hasta Tierra Santa.

Por ser Prelado, se le representa vestido en rojo y de aquí el por qué el Papa Noel moderno tiene traje con este color. Su devoción se propagó mucho en Alemania y como en alemán se llama “San Nikolaus”, lo empezaron a llamar Santa Claus.

Por ser un Santo que vivió por el S. IV, pocos datos se saben de él. Sin embargo es muy conocida la leyenda de que él salvó a unos marinero que en medio de una tempestad imploraron ayuda a Dios por intercesión del Obispo Nicolás. En ese momento se apareció el Prelado sobre el barco, quien bendijo el mar, que se calmó, y luego desapareció.

También se cuenta que en la Diócesis de Mira había un vecino en extrema pobreza que decidió exponer a sus tres hijas vírgenes a la prostitución para que todos ellos puedan subsistir.

San Nicolás, buscando evitar que esto sucediera y en la oscuridad de la noche, arrojó por la chimenea de la casa una bolsa con monedas de oro. Con el dinero el hombre pudo pagar “la dote” y se casó la hija mayor.

Quiso el Santo hacer lo mismo en bien de las otras dos, pero en la segunda ocasión, después de tirar la bolsa sobre la pared del patio de la casa, San Nicolás se enredó con la ropa que estaba tendida para secar. El padre descubrió a su bienhechor y le agradeció su caridad.

Se narra también que tres niños fueron asesinados y arrojados en un barril de sal, y por la oración de San Nicolás los infantes volvieron a la vida. Por ello es patrono de los niños y se le suele representar con tres pequeños a su costado.

La historia del Santa Claus actual tiene sus raíces en este Santo, que fue muy querido por los niños y el pueblo de su época. Sin embargo, al quitársele su sentido religioso, se desvirtuó el origen católico del personaje y ahora se le utiliza con fines comerciales.

Es tiempo que el cristianismo recupere a su Santo y que se enseñe a los más pequeños que la Navidad es el cumpleaños de Jesús, por quien San Nicolás dio su vida con el mejor regalo que le pudo dar, su amor a Dios en los más necesitados.

 photo BarraNavidadCTV4a_zpshobcaocf.gif