En el 8 de diciembre, celebramos la Fiesta de la Inmaculada Concepción. Este día es una ocasión para alabar Dios por el DON DE MARÍA, Madre de Dios y nuestra madre. Un dogma es una verdad de fe proclamada solemnemente por el Papa que debe ser recibida por la Iglesia. Así, en el 8 de diciembre de 1854 en la Bula Ineffabilis Deus, el Papa Pío IX declaró:
 photo 8 de diciembre dia de la inmaculada concepcion de maria_zpsx3lm2dk7.png
“Declaramos, pronunciamos y definimos que la doctrina
que sostiene que la Santísima Virgen María desde
el primer instante de su concepción, por una gracia
y a favor singular de Dios todopoderoso,
a la vista de los méritos de Jesucristo, Salvador del género humano,
fue preservada inmune de toda mancha de pecado original,
es una doctrina revelada por Dios y por lo tanto debe ser creída
firme y constantemente por todos los fieles.”

En otras palabras, para acoger el Hijo de Dios, María no podía tener en su corazón un rastro de duda o de rechazo. Dios necesitaba que el don de su amor encontrase una fe perfectamente pura, un alma sin pecado. Sólo la gracia (el don gratuito de Dios) podía prepararla y María es la llena de gracia. Fruto anticipado del perdón ofrecido por Jesús en la cruz, María (que fue concebida normalmente por la unión de su padre y su madre) es inmaculada, purade todo pecado y preservada de esta separación con Dios que marca el hombre desde el principio de su existencia, el pecado original.

“Para la mayoría de la gente, la Inmaculada Concepción significaría que María se hizo, concibió a Jesús a través de la acción del Espíritu Santo, sin relación conyugal. Como si la relación matrimonial fuese, por sí misma, un pecado. Eso no es lo que dice la fe cristiana. Si el matrimonio fuese un pecado, no podría ser un sacramento […] recuerda mons. Jacques Perrier, Obispo de Tarbes y Lourdes. “‘Qué quiso decir Pío IX con esto? ‘Que celebra la Iglesia Católica en el 8 diciembre?

Esto: María, desde el principio, fue totalmente ajena al pecado. Por lo tanto, en todas las apariciones, ella se muestra maravillosamente hermosa, radiante de luz y de bondad.”»

El dogma de la Inmaculada Concepción de María, proclamado por Pío IX el 8 de diciembre de 1854 dice que: “María, por un privilegio único, fue preservada de la mancha original desde el primer instante de su concepción”. A partir de este acontecimiento la festividad pasó a ser la más popular y solemne de la Virgen.

Desde el siglo VII se celebraba en Oriente, en Irlanda en el siglo IX, en Inglaterra en el siglo XI, y España, dos siglos antes de la definición dogmática, proclamó con autorización pontificia, a la Inmaculada como Patrona de España y de sus Indias. El concilio de Baltimore, la declaró Patrona de los Estados Unidos de Norteamérica.

En algunos países como el nuestro comienza la tradición navideña, donde se espera el 8 de diciembre para armar el Árbol de Navidad, además se realizan celebraciones en su honor en distintas diócesis, santuarios, parroquias y capillas que la tienen como patrona pero también en varios templos que no están especialmente puestos bajo esa advocación, ya que es feriado nacional y día de precepto, una de las fiestas más importantes de la Iglesia Católica.

 photo vs2_73_L_zpsomgxcxdk.png

Anuncios