Lola Mora fue una mujer de gran talento que se animó a desarrollar diversas actividades que estaban completamente vedadas a las mujeres de su época; pero no sólo hubo transgresión, hubo genio por sobre todo.
 photo LOLAMORA2015_zpsyn1lol51.gif
No extraña que haya sido la primera escultora argentina y sudamericana; que, a la vez, se destacara como urbanista e investigadora y fuera, además, pionera indiscutible de la minería nacional. Fue ella quien participó en la obra del tendido de rieles del Ferrocarril Trasandino del Norte o Huaytiquina, por donde, en la actualidad, transita el maravilloso Tren de las Nubes, uno de los principales atractivos turísticos de Argentina.

Asimismo, como urbanista fue autora del primer proyecto de subterráneo y galería subfluvial para la Ciudad de Buenos Aires y también previó el trazado de las calles de la ciudad de Jujuy. Y era mujer, en un mundo que hasta ese momento gobernaban solamente los hombres.
Una mujer escultural
La vida de Lola Mora
Lola Mora se destacó principalmente dentro del mundo de la escultura y la pintura; de hecho, dejó numerosas obras de arte que actualmente están dispuestas en varios puntos del país. Por ejemplo, en la Costanera Sur de la ciudad de Buenos Aires hoy se encuentra la famosa y bellísima Fuente de las Nereidas, mientras que en la ciudad de Rosario el tradicional Monumento a la Bandera la tuvo también como protagonista.

Pero fue en el norte argentino donde su trayectoria comenzó a dar que hablar. En la provincia de Jujuy, alrededor de la Casa de Gobierno de la provincia, las estatuas de La Justicia, El Progreso, La Paz y La Libertad muestran su genialidad.

En la provincia de Salta, más precisamente en el Parque San Martín, se expone la estatua del Dr. Facundo de Zuviría, quien fuera presidente de la Convención Constituyente de Santa Fe. En la ciudad se puede admirar también el Monumento 20 de Febrero, obra realizada en París, bajo la mirada de Lola, y luego trasladada a la provincia norteña.

Tucumán fue, sin duda, uno de los lugares donde la artista dejó su sello inigualable, y precisamente en su famosa Casa Histórica dos muestras de su genio hablan por sí mismas: las esculturas que hablan de la Independencia y de la Revolución de Mayo, dentro del patio principal de la casa donde se proclamó el 9 de Julio de 1816 la Independencia Nacional.
La vida de Lola Mora
Vida y obra de Lola

Su nombre completo fue Dolores Candelaria Mora Vega de Hernández y nació el 17 de noviembre de 1866 en lo que en ese entonces era el territorio del obispado de Tucumán, que, en la actualidad, se ubica en el departamento de La Candelaria, en la provincia de Salta, donde viven tan sólo alrededor de 2.500 habitantes.

Lola pasó su infancia en Tucumán junto a seis hermanos y estudió en el Colegio del Huerto, en el que supo demostrar su fuerte inclinación hacia el arte. A los 29 años, tras obtener una beca del gobierno argentino, se trasladó a Roma (Italia) para aprender junto a los mejores. Allí, nutriéndose de las obras artísticas del Viejo Mundo consiguió desarrollar aun más su talento como artista, el cual trajo a nuestro país, a pesar de cientos de oportunidades que tuvo para seguir en Europa.

Falleció el 7 de junio de 1936 y su vida sirvió para inspirar a artistas de todo el mundo, tanto en nuestro país como en el exterior. Su presencia y reconocimiento es cada vez mayor. No por nada en su memoria el Congreso de la Nación Argentina instituyó la fecha de su natalicio como el Día Nacional del Escultor y las Artes Plásticas, un verdadero acto de justicia para una mujer que se encargó de dejar con sus manos huellas en la historia y la vida de un país.

 photo vs2_72_L_zpsmssig2x5.png