En Argentina se celebra el 4 de Setiembre el día del Inmigrante, establecido por el decreto Nº 21.430 del Poder Ejecutivo Nacional de 1949.
 photo 4 de SetiembreDiacutea del Inmigrante_zpsaq5rz8bc.png
En esta fecha se recuerda el 4 de Septiembre de 1812 cuando el primer Triunvirato firmó un decreto que decía “(…) el gobierno ofrece su inmediata protección a los individuos de todas las naciones y a sus familias que deseen fijar su domicilio en el territorio (…)”. De esta forma la República Argentina abrió sus fronteras a los inmigrantes de cualquier parte del mundo que quisiesen vivir en este suelo.

En el Prólogo de la Constitución de 1853 también se hace referencia a “todos los habitantes del mundo que quieran habitar el suelo argentino”.

No hay dudas de que la inmigración está presente en la historia nacional casi desde los comienzos de nuestra conformación como nación libre e independiente, y es importante rescatar de aquella experiencia la capacidad de construir un país abierto al hombre de trabajo, sin importar su origen, raza o religión.

Inmigración es la entrada a un país o región por parte de personas que nacieron o proceden de otro lugar.

Un inmigrante es alguien que cambia su lugar de residencia de manera permanente, ya sea de un país a otro o dentro de su propia nación.

“Ese primer documento fue, en verdad, el punto de partida de una ininterrumpida serie de actos de gobierno; que a través de leyes, decretos y reglamentaciones estimuló, protegió y encauzó la inmigración”, reza el decreto N° 21.430, a la vez que destaca la importancia de que se “rinda un permanente y público homenaje al inmigrante de todas las épocas , que sumó sus esperanzas a la de los argentinos, que regó la tierra con su sudor honrado, que ennobleció las artes, mejoró las industrias …”

Aquella disposición de 1812 que fomentaba la inmigración, estipulaba que todo aquel que quería vivir en suelo argentino, tendría el garantizado por el Estado el pleno goce de los derechos del hombre en sociedad. El único requisito era que no perturben la tranquilidad pública y respeten las leyes del país.

Esta política se vio reafirmada con la redacción de la Constitución de 1853 . Ya desde el Preámbulo se hace referencia al tema. ” Todos los habitantes del mundo que quieran habitar el suelo argentino “, estarán amparados en la ley al igual que los ciudadanos argentinos. Además, en el artículo 25, se reafirmaba el fomento a la inmigración: “El gobierno federal fomentará la inmigración europea y no podrá restringir, limitar ni gravar con impuesto alguno la entrada en el territorio argentino de los extranjeros que traigan por objeto labrar la tierra, mejorar las industrias e introducir y enseñar las ciencias y las artes”.

Feliz día a todos los que engrandecieron y engrandecen nuestro país y que han venido de tierras lejanas a trabajar en este suelo de paz!!!

 photo cs_xo_heartsstring_zps9d0rssfg.png