Este 1 de Agosto se conmemora el día de la Madre Tierra, el de la Pachamama, que propone agasajarla con manjares y tomar una copita de caña con ruda para alejar los maleficios, tener buena suerte y salud.
Una vez al año se reverencia a la Pacha, la dueña de las cosechas y del ganado, la que rige las estaciones y provee de vida.

 photo 1deagostoDiacuteadelaPachamama_zpsaz2dboum.png

En el norte andino, el ritual incluye cavar un hoyo donde se mete una olla de barro con comida, pan y dulces, espigas de choclo, una botella de chicha o aguardiente, tabaco y hojas de coca, para “carar” (alimentar) a la Pachamama, que luego se cubre con piedras, hasta formar un montículo llamado “apacheta”.

La veneración a la diosa Tierra es una de las más antiguas de la región andina sudamericana, hasta el punto que algunos autores la consideran anterior al culto a Inti, dios Sol de los Incas.
Los rituales de esta tradición fueron variando con el tiempo, tomando distintas formas y enriqueciéndose con los legados culturales, históricos y sociales de diferentes comunidades. Es así que de acuerdo a las costumbres ancestrales de cada pueblo, cambia el modo de celebración.

Las comunidades indígenas del noroeste de Argentina, Chile, Bolivia y Perú rinden culto a la Madre Tierra durante un mes y para los atacameños de la Puna chilena, el Día de la Pachamama es también su Año Nuevo: ese día comienza la Primavera, que para el calendario oficial nacerá recién en septiembre.

Se bien se la identifica con la Tierra, Pacha en kolla significa “tiempo”.
Rigoberto Paredes, estudioso de la tradición indígena, dice que “el mito debió referirse primitivamente al tiempo, vinculado en alguna forma con la Tierra: el tiempo que cura los dolores, el tiempo que distribuye las estaciones”. Las diversas lenguas indígenas habrían simplificado luego esta matriz y convertido a la Madre Tiempo en Madre Tierra.

 photo barritanueva_zpsfk5ruzsi.gif

Anuncios