Instituida en 1849 por el papa Pío IX, la fiesta de la Preciosísima Sangre de Nuestro Señor, fue elevada al rango de doble de la clase por Pío XI, con ocasión del decimanono centenario de la muerte del Salvador,

 photo 1JulioFiestadelaPreciosiacutesimaSangredeCristo_zpse78n91dm.png

Al recordarnos la escena del Calvario, con la lanzada que atravesó el costado del divino crucificado, quiere subrayar la liturgia de la fiesta el sentido y el alcance infinito del sacrificio del Calvario. El evangelio es el de la fiesta del Sagrado Corazón; la epístola, la del domingo de Pasión: son los grandes temas de la redención a un mismo tiempo por la sangre y por el amor del Salvador. «Tierra, océano, cielos, universo; todo se lavó en este río.»

«Mi Carne es verdadera comida, y Mi Sangre verdadera bebida; el que come Mi Carne, y bebe Mi Sangre, en Mí mora, y Yo en él.» (Jn 6, 56-57)

LETANÍA DE LA SANGRE DE CRISTO
Aprobadas por el Papa Juan XXIII el 24 de Febrero de 1960

Señor Jesucristo, que con tu Sangre limpias el pecado del mundo y nos mereces la salvación. ¡Sálvanos ahora y siempre!

-Señor, ten Misericordia. -Cristo, ten Misericordia. -Señor, ten Misericordia. -Cristo, óyenos. -Cristo, escúchanos.

-Dios, Padre Celestial, ten Misericordia. -Dios, Hijo Redentor del mundo, ten Misericordia. -Dios, Espíritu Santo, ten Misericordia. -Trinidad Santa, que eres un sólo Dios, ten Misericordia.

Luego de cada invocación se dice: RESCÁTANOS

-Sangre de Cristo, Hijo Unigénito del Eterno Padre. -Sangre de Cristo, del Verbo de Dios hecho Hombre. -Sangre de Cristo, de la Nueva y Eterna Alianza. -Sangre de Cristo, caída en la tierra durante la Agonía del Huerto.

-Sangre de Cristo, que corrió abundante durante la flagelación. -Sangre de Cristo, vertida de la Cabeza en la coronación de espinas. -Sangre de Cristo, derramada en la Cruz. -Sangre de Cristo, precio de nuestra salvación. -Sangre de Cristo, con la cual hay redención de los pecados. -Sangre de Cristo, bebida nuestra en la Eucaristía y baño de las almas.

-Manantial de Misericordia -Río de Misericordia -Lago de Misericordia -Catarata de Misericordia -Mar de Misericordia -Océano de Misericordia

-Sangre de Cristo, victoria sobre el demonio. -Sangre de Cristo, fuerza de los mártires. -Sangre de Cristo, vigor de los confesores de la fe. -Sangre de Cristo, que engendra vírgenes. -Sangre de Cristo, fortaleza de los que peligran. -Sangre de Cristo, alivio de los que sufren. -Sangre de Cristo, consuelo en la aflicción. -Sangre de Cristo, esperanza del pecador. -Sangre de Cristo, seguridad de los moribundos. -Sangre de Cristo, paz y delicia de los corazones. -Sangre de Cristo, prenda de la vida eterna. -Sangre de Cristo, liberación de las almas del purgatorio. -Sangre de Cristo, digna de toda gloria y honor.

Nos has redimido, Señor, con tu Sangre. Y has hecho de nosotros un Reino para nuestro Dios

Omnipotente y Sempiterno Dios, que constituiste a Tu Unigénito Hijo Redentor del mundo y quisiste perdonarnos a través de Su Sangre; te suplicamos nos concedas que de tal modo veneremos el precio de nuestra Redención, que por su virtud seamos preservados en la tierra de los males de la vida presente, para que gocemos en el Cielo de su fruto eterno. Por el mismo Cristo Nuestro Señor. Amén.

“…Hemos llegado al último Domingo de junio, mes dedicado al Sagrado Corazón de Jesús, mientras que en julio la Iglesia expresa con particular intensidad la devoción a laPreciosísima Sangre de Cristo. Con estas celebraciones espirituales, la tradición invita a fijar la mirada de la fe en el misterio del Amor de Dios, que se ha revelado en la Encarnación del Hijo. A los hombres y a las mujeres de hoy, que, sumergidos en un mundo secularizado, corren el riesgo de perder el centro de gravedad de su propia existencia, Cristo les ofrece su Corazón humano y divino, fuente de reconciliación y principio de vida nueva en el Espíritu Santo…”

“Empieza hoy el mes de julio, que la tradición popular dedica a la contemplación de laPreciosísima Sangre de Cristo, misterio insondable de Amor y Misericordia. En la liturgia de hoy, el apóstol San Pablo afirma en la Carta a los Gálatas que “para ser libres nos libertó Cristo” (Ga 5, 1) Esta libertad tiene un precio muy alto: la Vida, la Sangre del Redentor. ¡Sí! La Sangre de Cristo es el precio que Dios pagó para librar a la humanidad de la esclavitud del pecado y de la muerte. La Sangre de Cristo es la prueba irrefutable del Amor del Padre Celestial a todo hombre, sin excluir a nadie.

Todo esto lo subrayó muy bien el beato Juan XXIII, devoto de la Sangre del Señor desde su infancia, cuando en su hogar oía rezar sus letanías especiales. Elegido Papa, escribió una Carta Apostólica para promover su culto. 30 de junio de 1960),

EPISTULA APOSTOLICA INDE A PRIMIS IOANNES PP. XXIII AD VENERABlLES FRATRES PATRIARCHAS, PRIMATES, ARCHIIEPISCOPOS, EPISCOPOS ALIOSQUE LOCORUM ORDINARIOS, PACEM ET COMMUNIONEM CUM APOSTOLICA SEDE HABENTES: DE CULTU PRETIOSISSIMI SANGUINIS D. N. IESU CHRISTI PROMOVENDO.

invitando a los fieles a meditar en el valor infinito de esa Sangre, de la que “una sola gota puede salvar a todo el mundo de cualquier culpa” (HimnoAdoro Te Devote). (Venerable Siervo de Dios Juan Pablo II domingo I de Julio del 2001

Las figuras del Antiguo Testamento referidas a la sangre y a su valor salvífico se han realizado de modo perfecto en Cristo, sobre todo en su Pascua de Muerte y Resurrección. Por esto el misterio de la Sangre de Cristo ocupa un puesto central en la fe y en la salvación. Con el misterio de la Preciosísima Sangre de Cristo se relacionan o remiten al mismo:

-El acontecimiento de la Encarnación del Verbo (cfr. Jn 1,14) y el rito de incorporación del recién nacido Jesús al pueblo de la Antigua Alianza, mediante su Circuncisión (cfr. Lc 2,21);

-La figura bíblica del Cordero, con una multitud de aspectos e implicaciones: “Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo” (Jn 1,29.36); en la que confluye la imagen del ”Siervo sufriente” de Isaías 53, que carga sobre Sí los sufrimientos y el pecado de la humanidad (cfr. Is 53,4-5); “Cordero pascual” (cfr. Ex 12,1; Jn 12,36), símbolo de la redención de Israel (cfr. Hech 8,31-35; 1 Cor 5,7; 1 Pe 1,18-20);

-El “Cáliz de la Pasión”, del que habla Jesús, aludiendo a su inminente muerte redentora, cuando pregunta a los hijos de Zebedeo:“¿Podéis beber el cáliz que Yo voy a beber?”(Mt 20,22; cfr. Mc 10,38) y el Cáliz de la Agonía del huerto de los olivos (cfr. Lc 22,42-43), acompañado del sudor de Sangre (cfr. Lc 22,44);

-El Cáliz Eucarístico, que en el signo del vino contiene la Sangre de la Alianza nueva y eterna, derramada por la remisión de los pecados, y es memorial de la Pascua del Señor (cfr. 1 Cor 11,25) y bebida de salvación, conforme a las palabras del Maestro: ”el que come Mi Carne y bebe Mi Sangre tiene vida eterna y Yo le resucitaré en el último día” (Jn 6,54);

-El acontecimiento de la muerte, porque mediante la Sangre derramada en la Cruz, Cristo puso paz entre el Cielo y la tierra (cfr. Col 1,20);

-El golpe de la lanza que atravesó el Cuerpo de Cristo, de cuyo Costado abierto brotaron Sangre y Agua (cfr. Jn 19,34), testimonio de la Redención realizada, signo de la vida sacramental de la Iglesia –Agua y Sangre, Bautismo y Eucaristía-, símbolo de la Iglesia nacida de Cristo dormido en la Cruz.

Con el misterio de la Preciosísima Sangre de Cristo se relacionan, de modo particular, los títulos de Redentor, porque Cristo con su Sangre inocente y preciosa nos ha rescatado de la antigua esclavitud (cfr. 1 Pe 1,19) y nos“limpia de todo pecado” (1 Jn 1,7); de sumoSacerdote de los “bienes futuros”, porque Cristo “no con sangre de machos cabríos y becerros, sino con su propia Sangre entró una vez para siempre en el santuario, obteniéndonos la redención eterna” (Heb 9,11-12); de Testigofiel (cfr. Ap 1,5) que hace justicia a la sangre de los mártires (cfr. Ap 6,10), que “fueron inmolados por la Palabra de Dios y por el testimonio que dieron de la misma” (Ap 6,9); de Rey, el cual, Dios, “reina desde el madero”, adornado con la púrpura de su propia Sangre; de Esposo y Cordero de Dios, en cuya Sangre han lavado sus vestiduras los miembros de la comunidad eclesial –la Esposa–(cfr. Ap 7,14; Ef 5,25-27).

La extraordinaria importancia de la Sangre de Cristo ha hecho que su memoria tenga un lugar central y esencial en la celebración del misterio del culto: ante todo en el centro mismo de la Asamblea Eucarística, en la que la Iglesia eleva a Dios Padre, en acción de gracias, el “cáliz de la bendición” (1 Cor 10,16) y lo ofrece a los fieles como Sacramento de verdadera y real“comunión con la Sangre de Cristo” (1 Cor 10,16), y también en el curso del Año Litúrgico.

La Iglesia conmemora el misterio de laPreciosísima Sangre de Cristo, no sólo en laSolemnidad del Cuerpo y Sangre de Señor, sino también en otras muchas celebraciones, de manera que la memoria cultual de la Sangre que nos ha rescatado (cfr. 1 Pe 1,18) está presente durante todo el Año. En el Triduo Pascual, el valor y la eficacia redentora de la Sangre de Cristo son objeto de memoria y adoración constante. En el Viernes Santo, durante la adoración de la Cruz, y en el día de Pascua. La fiesta de la Preciosísima Sangre de Cristo se celebra el 1 de Julio.

 photo 4C_zpslpia8y1i.png

Anuncios