Tu actitud puede cambiar en un instante, apenas tú decidas cambiarla.
No se necesitas dinero, capacidades ni conocimientos técnicos, tampoco preparación ni fortaleza física.
No necesitas del consentimiento de nadie ni de su ayuda.
Es gratis, simple y se logra rápidamente.

 photo CHALLESPHADAS260315_zps5lh3r6jj.png
Cuando sientas que tu actitud te impide avanzar, cuando te haga sentir desdichado, cuando estés trabajando en contra de tus propios esfuerzos, modifícala. Tan sólo modifícala. Date cuenta de que una perspectiva positiva agregará valor ante cualquier situación, y sin costo alguno. De hecho, ser positivo rinde sus frutos.

A partir de ello podrás reconocer claramente una oportunidad, y descubrir cómo capitalizarla. Obtendrás el apoyo, respecto y admiración de los demás. Te descubrirás concretando cosas, en lugar de tan sólo preocuparte por cómo las cosas son.

Tu actitud es una de las herramientas más poderosas de que dispones. Puedes controlarla y dirigirla, y puede llegar a transformar el mundo para ti.

No tienes nada que perder siendo positivo en este preciso instante, sino todo por ganar, no importa lo que esté pasando. Tómate un momento para inyectarte una dosis de actitud ganadora, que te guiará firme y directamente hacia una realidad tan ganadadora como ella.

Desconozco autor

 photo 60914SEPARADOR_zpsa2ca637a.png