Cuando intentas atrapar algo, significa que ese algo está escapando de tí.
¿Crees que lo lograrás? 
En lugar de intentar atraparlo, considera la posibilidad de atraerlo hacia tí.
Cuando cazas tu foco está en el objeto que persigues, ya sea que se trate de dinero, un trabajo, una relación con otra persona o cualquier otra cosa. 
Esto puede ser muy frustrante porque te estás enfocando en algo exterior a tí mismo, sobre lo cual tienes muy poco control.
 
 

 photo MASKBLEND_zpspt7udywh.jpg

Cuando te concentras en atraer y no en cazar, la imagen cambia totalmente. 
Al considerar cómo atraer hacia ti el objeto que deseas, tu foco se mueve hacia aspectos internos sobre los cuales tienes prácticamente todo el control.
Por ejemplo, cuando te preguntas “¿Cómo puedo tener más dinero?”; inmediatamente traes a tu mente la imagen del dinero que está fuera de tu alcance. 
Visualizas el dinero en las cuentas bancarias de otros, lo cual es frustrante porque tú realmente no tienes control sobre ese dinero. 
Ahora pregúntate “¿Qué puedo hacer para atraer más dinero a mi vida?” 
Fíjate cómo el foco cambia para centrarse en tí; en tus recursos, tu experiencia, tus habilidades, la manera en que usas tu tiempo. 
Estas son cosas que sí puedes controlar. 
Cuando te concentras en atraer en lugar de atrapar, se abre ante tí un enorme conjunto de oportunidades, las que a su vez son mucho más realistas.
¿Cómo consigues aquello que está fuera de tu alcance? 
La manera más segura es convirtiéndote en la clase de persona que lo atraiga.
 
                                          Gabriel Sandler
 
 

 photo guardiota_zpskqykliaj.gif