Es básicamente una banda de cumbia argentina, surgida en La Plata a principios de 2011. Se caracteriza por reversionar hits de todos los ritmos, transformándolos a un género que los miembros de la banda denominan “cumbia pop”.

El nombre de la banda fue elegido en memoria de un ave Agapornisa, mascota de uno de los integrantes de la banda.

En 2012 ditaron su primer disco “Volando con ritmo” en forma independiente. Rápidamente consiguieron contrato con Sony Music y editaron en este sello el disco “Agapornis”, con las mismas canciones que su álbum original. Incluye covers de Jesse & Joy, Soda Stereo, Ricky Martin, Shakira, Maná y Adele, entre otros.

A principios de 2013 la vocalista Belén María Condomi Alcorta y el guitarrista Gonzalo Mendes decidieron alejarse de la banda para dedicarse a sus estudios y en reemplazo de ambos se sumaron la vocalista Melina Lezcano y el guitarrista Marco Agliano. Así, Agapornis queda constituida por: Juan Martín Lacaze en voz, Juan Cruz Costabel en teclados, Juan Pérsico en octapad, Melina Lezcano en voz, Agustín Cairo en güiro, Leandro Zingale en bajo, Santiago Etchart en timbales y Joaquín Irigoyen en guitarra. En junio de 2013 sale a la venta su segundo disco, titulado “Sigue y sigue”, con cóvers de Axel, Abel Pintos, Spinetta, Shania Twain y Franco De Vita, entre otros.

Los cortes de difusión son “Torn”, canción en inglés popularizada por Nataly Imbruglia y “Hasta el final”, de David Bisbal. En 2014 estrenan “Perfecta”, primer sencillo de “Juntos”, nuevo álbum de estudio. Participan como invitados Ale Sergi y Juliana Gattas de Miranda!, compositores del tema. El disco contiene 11 canciones, entre ellas “We can´t stop” de Miley Cyrus, “Pronta entrega” de Virus y “La melodía de Dios”, de Tan Biónica. Además, Pimpinela participa en “A esa”. El 21 de agosto estrenan su primera composición propia, el sencillo “Con Vos”.

La palabra Agaporni tiene origen griego y significa justamente, “pájaro del amor”. Según la leyenda, estos pájaros son monogámicos, o sea, eligen una única pareja de la que son inseparables y cuando uno de ellos se muere, el otro no acopla nunca más. Por eso, el Agaporni también es llamado de “inseparable” o “lorito del amor”.

La verdad es que la cría de estas aves demuestra que esto no pasa de un cuento y que el cambio de pareja, muchas veces para mejorar el colorido del plumaje o el porte del pájaro, no genera problemas. El Agaporni es un compañero de bellas tonalidades y reducidas dimensiones, con unos trinos característicos que traen alegría a cualquier hogar. Domesticado puede convertirse en un pájaro de compañía insuperable Image and video hosting by TinyPic

Anuncios