Tan Biónica trabaja en su nuevo disco. El nombre es todavía un misterio. Chano Moreno Charpentier dice que serán dos palabras, no más. Hay una pista tatuada en su cuerpo: “Hola mi vida”, igual que el hit que irrumpió en las radios la semana pasada (se estrenó el martes en toda Latinoamérica) y que ya le tiñó la piel de su brazo derecho. El 7 de diciembre despedirán Destinológico, su último trabajo, en el Hipódromo de Palermo. Recién después se dispondrán a terminar de grabar el disco que Clarín pudo escuchar a modo de adelanto, hace unos días en Vicente López.

Después de sufrir la inundación de su estudio de grabación, la banda nominada a los MTV europeos recaló nada menos que en el búnker de Gustavo Cerati. Hay recuerdos suyos por todos lados y una mística difícil de explicar hasta para los propios músicos, que, como si se tratara de un museo, hacen una suerte de visita guiada por las consolas, los estudios, un depósito refrigerado para mantener algunos instrumentos. En ese clima empieza a sonar Hola mi vida, el primer corte del disco, y uno de los cuatro temas que adelantarán. “Si te parece, puedo pasarte a buscar, te llevo y te prometo, una noche tremenda”. Destino de hit. Dice Chano: “Tenía que ser fuerte, es la manera que encontré de hablar de mi vida en tercera persona”, dirá el tema, incuestionable pariente directo de Ciudad Mágica.

Pensado para el vivo, optimista, para bailar-saltar-bailar, un tema para los fans, para la disco, “y para los remixes”, agrega Chano. ¿Remixes? Sí. Ya no hay resistencia de la banda, y no la busquemos. El tema empieza y termina con un Sub Low, sintes, teclados raros …”Somos músicos de rock con sonido electrónico, y usamos ‘fierros analógicos’ que logran un sonido que ni el mejor bajista podría sacar”, agrega Bambi Moreno Charpentier, hermano de Chano, mientras larga el segundo.

Junto al resto de la banda, Sebastián “Seby” Seoane y Diego “Diega” Lichtenstein, están de acuerdo en algo: “La única presión que teníamos era superarnos en el sonido. Y lo logramos”. Con un arranque de cuerdas, Las cosas que pasan es un tema que va a marcar el color del disco y reza: “Yo mismo te preparé tus cosas, yo mismo me preparé mi fosa”. Con influencias de carnavalito y aire de los Cadillacs, el tercer tema, Un poco perdido, mezcla nostalgia y alegría. “¿Viste cuando escuchás un tema de Depeche Mode, que te abrazás y saltás? Bueno, se siente así”, explica Chano mientras su voz de fondo canta “todos los días tienen sol y tormenta. Si pudieras volver”.

Mezclado en Los Angeles por el diez veces ganador de un Grammy Rafa Sardina (productor e ingeniero de grabación de Stevie Wonder, Luis Miguel, Mariah Carey, entre otros) el disco está encaminado hacia la conquista del mercado Latinoamericano: acaban de debutar en Chile, en México y Colombia.

Suena un clavicordio, dulce y melancólico, que además está en la antesala de ingreso al estudio de grabación. Así arranca Yo no me atreví a sugerirte que te mueras, un tema que Chano le escribió a su padre, que murió el año pasado, y que es el elegido para cerrar este disco, que verá la luz en abril de 2015.

http://www.clarin.com/

Image and video hosting by TinyPic