11 de noviembre se conmemora la festividad de San Martín de Tours, patrono de la ciudad de Buenos Aires elegido al azar por los cabildantes en 1580 por tres veces consecutivas.

Así lo recordó el Arzobispado de Buenos Aires, que preside monseñor Mario Aurelio Poli, cardenal primado de la Argentina, en un comunicado.

 photo SANMARTINDETOURS_zps8feaf017.png

Resaltó que fue San Ambrosio, Obispo de Milán, abogado romano, quien aplicó a los Santos el nombre y la realidad jurídica del Patrono, se preguntaba: “¿Qué hace un santo en el Cielo ante Dios?. Lo mismo que el Patrono ante el juez o el Emperador. Pide, suplica, ruega por nosotros, y nos obtiene de Dios los favores que le pedimos”.

Un hecho sumamente curioso llevó a que San Martín fuera designado patrono de la Ciudad de Buenos Aires, en junio de 1580, a poco de fundada la Ciudad por segunda vez cuando sus autoridades se reunieron en el Cabildo para designar al Santo bajo cuya protección iban a colocar al incipiente poblado.

En la oportunidad, se pusieron los nombres de los “candidatos” dentro de una galera y llamaron a un niño para que extrajera uno, el nombre que salió fue el de San Martín de Tours, a lo que las autoridades hispanas pusieron “peros” porque “¡Un santo francés jamás!”.

“La operación se repitió y el nombre de San Martín de Tours volvió a salir consecutivamente dos veces más. No quedaron dudas de que el Santo de las Galias debía ser el patrono de Buenos Aires”, manifestó el Arzobispado porteño. .

En tanto, el martes en la Solemnidad de San Martín de Tours, a las 8:30 habrá misa con Laudes (oración de la mañana), a las 12.30 Santa Misa Solemne por la Ciudad y Arquidiócesis de Buenos Aires, bendición con la reliquia y veneración de la misma; a las 13.30 Concierto de órgano en honor de San Martín de Tours por Enrique Rimoldi, organista titular de esta Catedral y a las 17:30 se rezarán las vísperas (oración del atardecer).

El miércoles 12, a las 19:30 tendrá lugar la oración y concierto sacro “Réquiem” en memoria de los difuntos porteños siempre en la catedral metropolitana. .

Quién fue el santo .

San Martín de Tours nació en Pannonia (Hungría) en el año 315 y a los diez años se hizo catecúmeno contra la voluntad de sus padres, que eran paganos.

Desde muy joven se enrola en el ejército romano de las Galias, un día de invierno se encuentra en Amiens con un pobre que sufre frío.

El santo cortó su capa y le dio la mitad al mendigo; a la noche siguiente, según la tradición católica, soñó y ve a Jesús vestido con la mitad de su capa, quien le dice “Martín, siendo aún catecúmeno, me cubrió con este vestido” y entonces se hace bautizar y pide retirarse del ejército: “Soy soldado de Cristo, no puedo hacer la guerra”, adujo.

Historia de su patronazgo
El 20 de octubre de 1580, tres días después de la distribución de tierras en la recién fundada ciudad de la Santísima Trinidad en el puerto de Santa María del Buen Ayre, su fundador don Juan de Garay dispuso dar a la ciudad un patrono, como era costumbre entonces. Tras una votación, que se repitió tres veces, fue elegido el apóstol de las Galias, san Martín de Tours. Desde entonces, el 11 de noviembre, día de la conmemoración litúrgica del Santo, la capital de la Argentina rinde culto a su santo protector.

La historia de San Martín de Tours
Oriundo de Sabaria, en Panonia (hoy Hungría), hijo de un tribuno romano, se alistó como soldado a los quince años: en este período es cuando tuvo lugar la famosa escena de partir la capa militar para darle la mitad a un pobre. Bautizado a los dieciocho años, abandonó la milicia para convertirse en discípulo de san Hilario de Poitiers. Tras un viaje a la patria, empezó a hacer vida eremítica en la isla Gallinaria, cerca de Génova. Más tarde, fundó en Ligugé, el primer cenobio de Occidente.

El pueblo lo eligió obispo de Tours. Siendo obispo fundó el Maius Monasterium, destinado a ser un gran centro de vida religiosa, de donde salieron muchos candidatos al episcopado. Misionó el centro de Francia y se puso en contacto con las autoridades políticas, sobre todo para obtener la paz en los asuntos de los herejes priscilianistas, lo que le causó la enemistad de algunos.

Murió el 8 de noviembre en Candes, durante la visita pastoral del año 397. Un testigo directo dice que en sus funerales, celebrados el día 11, concurrió una impresionante multitud de fieles, en especial monjes y vírgenes. Martín es uno de los primeros santos no mártires venerados en la liturgia, tal vez el primero.

Fuente Noticias Argentinas

 photo separador_zpsraeqmupu.gif