Poeta, músico, novelista, boxeador, dramaturgo y sindicalista, Ovidio Cátulo González Castillo tuvo la oportunidad de nacer el 6 de agosto de 1906 en el hogar de José González Castillo, un anarquista rosarino que brilló como autor teatral y fundó periódicos aquí y en Chile.

La vida del hijo no podría entenderse sin la del padre, ya que juntos compusieron tangos -“Silbando” fue el primero, en 1923, también con Sebastián Piana-, viajaron a Europa para observar el furor por el tango y compartieron un inclaudicable amor por los humildes.

A los 8 años, de vuelta de Chile, Cátulo emprendió el aprendizaje del violín, pero poco después lo cambió por el piano, del que llegó a ser un gran ejecutante. Hacia los 15 el boxeo comenzó a ser el centro de su vida. Estuvo a punto de participar en las Olimpiadas de París de 1924, a las que sí asistió otro argentino, Pedrito Quartucci, y la frustración de ese deseo lo lanzó definitivamente en brazos del tango, por lo que el ring quedó relegado a esporádicos matches locales.

 photo CHALL190513_zps25e6ac4d.png

Ganó el tercer premio del concurso anual organizado por el empresario Max Glucksmann con “Organito de la tarde”, y con los 20 mil pesos que ganó por derechos de autor -desde “Silbando” hasta “Caminito del taller”- hizo el viaje a Europa con su progenitor.

Ese periplo significó el alejamiento profesional entre los Castillo -Cátulo se quitó el apellido González para su actividad artística-, ya que José volvió antes y se dedicó de lleno a escribir piezas teatrales. De vuelta en la Argentina (1928) Cátulo se dedicó a reclutar músicos para su futura orquesta, a integrarse con Miguel Caló, Ricardo y Alfredo Malerba y el cantor Alberto Maida, entre otros nombres que luego fueron renombrados.

El triunfo de su agrupación en Barcelona, París y otros lugares del viejo mundo la llevó a Joinville, en cuyos estudios Carlos Gardel filmaba “Luces de Buenos Aires”, y ese encuentro despertó su interés por el cine.

De hecho, José había sido argumentista en el cine mudo argentino. Otra vez en Buenos Aires fue profesor de música en el Conservatorio Nacional Manuel de Falla, se integró a grupos literarios como Cerebro y Almafuerte, de marcado interés por lo social, e intensificó su tarea de compositor.

Según el estudioso Julio Nudler, Cátulo “recorrió los

temas que siempre obsesionaron al tango: la dolorosa nostalgia por lo perdido, los sufrimientos del amor y la degradación de la vida (aunque) no tuvo espacio para el humor ni para el énfasis rítmico de la milonga”.

El especialista señalaba que la palabra “último” aparece en varios de sus títulos, “como dando testimonio de ese desfile de adioses que atraviesa sus letras, donde hay siempre compasión por quienes padecen y el frecuente recurso del alcohol como fuga”. Miembro de un Olimpo integrado también por Enrique Santos Discépolo, los Homeros Manzi y Expósito, José María Contursi y Enrique Cadícamo, fue al mismo tiempo autor de algún exitazo teatral como “El patio de la Morocha”, con la orquesta de Aníbal Troilo en vivo.

Como poeta plasmó tangos imperecederos como “Caminito del taller”, reivindicativo de la clase obrera, el intenso “Tinta roja”, el romántico “María” -de 1945, con Troilo- y el evocativo vals “Caserón de tejas”, curiosa recreación de clase media.

Hubo muchos otros, como “Una canción”, “Desencuentro” y “La cantina”, también con el Gordo, y temas con música de Armando Pontier, Héctor Stamponi y Carlos Viván, pero ninguno puede mostrar el profundo existencialismo de “La última curda”. Ese tema con música de Troilo tuvo un par de versiones inmortales de Edmundo Rivero -la original, con el músico, y otra con Horacio Salgán-, en el que en medio de una serie de metáforas maravillosas define a la vida como “una herida absurda”.

Algún tema menor como “El último café”, con música de Stamponi, sirvió sin embargo como un decoroso adiós endulzado por las voces de figuras jóvenes y de fin trágico como Julio Sosa y Susy Leiva, que en los 60 luchaban contra la avalancha de la “nueva ola”.

Antes de 1955 había sido elegido presidente de Sadaic y del Consejo Panamericano de Sociedades Autorales, pero con la caída del peronismo fue despojado de esos cargos y se recluyó con su esposa en una quinta bonaerense.

Allí se dedicó a recoger perros callejeros y escribir, hasta que veinte años después fue designado asesor artístico de radio y televisión, pero entonces el poder era López Rega y una crisis cardíaca impidió por fortuna que asumiera en esas condiciones. Murió querido y admirado por los tangueros argentinos y de todo el mundo el 19 de octubre de 1975.

 photo HATWOMANDANITA.jpg

El patio de la Morocha

Música: Mariano Mores
Letra: Cátulo Castillo

Patio de la morocha que allá en el tiempo
tuvo frescor de sombras como el alero.
Sobre tu piso pobre ladrillos viejos,
junto a mi pecho triste sus ojos negros
diciendo adiós,
diciendo adiós …

Con el recuerdo de este tango vuelvo a verla.
Con el recuerdo de este tango juguetón
que me habla de ella.
Tal vez el patio y el cedrón que me llamaba
y su carita de ilusión que se asomaba.
Y en el jirón de alguna
linda medialuna,
su cara bruna
que me miraba…

Feliz paisaje de vida
que duele como una herida.
Pobre retazo de sueño
que acaso no tenga dueño.
Si estaba el alma en pedazos,
cómo ingratos sus ojazos
cuanto más amor pidieron
se me fueron…

¡Muchacha criolla
del tiempo aquel!
Tango dulzón y orillero
que al corazón
le reprocha, cruel,
la ausencia de la morocha
y el viejo patio que quiero…

Sobre tu piso pobre,
ladrillos viejos.
Junto a mi pecho triste,
sus ojos negros
diciendo adiós,
diciendo adiós…

******************************

 photo TUBE50412.jpg

EL ÚLTIMO CAFÉ 


Letra de Cátulo Castillo
Musica de Héctor Stampone
Compuesto en 1963

Llega tu recuerdo en torbellino,

Vuelve en el otoño a atardecer

Miro la garúa, y mientras miro,

Gira la cuchara de café.

Del último café
Que tus labios con frío,
Pidieron esa vez
Con la voz de un suspiro.

Recuerdo tu desdén,
Te evoco sin razón,
Te escucho sin que estés.
“Lo nuestro terminó”,
Dijiste en un adiós
De azúcar y de hiel…

Lo mismo que el café,
Que el amor, que el olvido
Que el vértigo final
De un rencor sin porqué…

Y allí, con tu impiedad,
Me vi morir de pie,
Medí tu vanidad
Y entonces comprendí mi soledad
Sin para qué…

Llovía y te ofrecí, el último café.

 

 

******************************************

 photo COMOMARIPOSA2.gif

LA CALESITA
Letra de Cátulo Castillo
Música de Maríano Mores

Llora la calesita
de la esquinita
sombría,
y hace sangrar las cosas
que fueron rosas
un día…
Mozos de punta y hacha
y una muchacha
que me quería…
Tango varón y entero
más orillero
que el alma mía…
Sigue llorando el tango
y en la esquinita palpita
con su dolor de fango
la calesita…

Carancanfun… Vuelvo a bailar
y al recordar una sentada
soy el ranun que en la parada
de tu enagua almidonada
te gritó: Carancanfun!…
Y el taconear
y la lustrada
sobre el pantalón,
cuando, a tu lado, tirado
tuve mi corazón…

Grita la calesita
su larga cuita
maleva…
Cita que por la acera
de Balvanera
nos lleva…
Vamos, de nuevo, amiga
para que siga
con vos bailando…
Vamos, que en su rutina
la vieja esquina
me está llamando…
Vamos, que nos espera
con tu pollera marchita
esta canción que rueda
la calesita…

 photo SEPARADOR111014_zpsac618e48.png

Anuncios