El 24 de septiembre se celebra la Fiesta de Nuestra Señora de la Merced, Patrona del Ejército Argentino.
 photo NuestraSradeLaMerced_zps1aeab66c.png
Cuenta la historia que el General Belgrano (y no el doctor Belgrano, como dice un decreto oficial) durante la batalla de Tucumán, el 24 de septiembre de 1812, puso toda su confianza en Dios y en Nuestra Señora de la Merced.

En el parte de guerra que envía al gobierno, dice:
“La Patria puede gloriarse de la victoria que han obtenido sus armas el 24 del corriente, día de Nuestra Señora de la Merced, bajo cuya protección nos pusimos”.

El General, conmovido por el triunfo, nombra a la Virgen de la Merced Generala del Ejército Argentino. En 1912, al cumplirse el centenario de la Batalla de Tucumán, la imagen de Nuestra Señora de la Merced o de las Mercedes que se venera en San Miguel de Tucumán, fue coronada solemnemente en nombre del papa San Pío X.
En la mañana del 24 de septiembre de 1812, día del combate, el general Belgrano estuvo orando largo rato ante el altar de la Virgen.

El ejército argentino obtuvo la victoria.

El general Belgrano puso en manos de la imagen de la Virgen su bastón de mando.

La entrega se efectuó durante una solemne procesión con todo el ejército, que terminó en el Campo de las Carreras, donde se había librado la batalla.

Belgrano se dirigió hacia las andas en que era conducida la Virgen las Mercedes, y haciéndola bajar hasta ponerla a nivel, le entregó el bastón que llevaba, poniéndolo en las manos de la Virgen y proclamó a la Virgen de la Merced como Generala del Ejército.

 photo SEPARADOR130914_zpsd5dd0e38.png

Anuncios