Se cumple un nuevo aniversario de la muerte de Gilda, la cantante que ya pasó a ser un ícono popular en nuestro país.

El 7 de septiembre de 1996, en el kilómetro 129 de la Ruta Nacional 12, la popular cantante, su madre, su hija, tres de sus músicos y el chofer del micro en el que viajaban murieron en un accidente.

 photo GILDA_zps314e172e.png

Nacida en 1961 como Miriam Alejandra Bianchi, Gilda comenzó las carreras de Maestra Jardinera y Profesorado de Educación Física pero debió interrumpirlas en 1977 al fallecer su padre, con sólo 16 años, y debió hacerse cargo del hogar.

Se casó luego, tuvo dos hijos, y guardó para sí su pasión por la música y el deseo secreto de convertirse en cantante.

Todo cambió el día en que leyó un aviso en el periódico, en el que pedían vocalistas para un grupo musical. Su voz y su carisma le ganaron un lugar en una banda de género tropical, y su familia cedió, después de una oposición tenaz, a que incursionara en el mundo del espectáculo.

Miriam se convirtió en Gilda, en honor a la femme fatale que encarnaba Rita Hayworth en la película del mismo nombre.

En los comienzos de su nueva carrera conoció a Toti Giménez, compositor y teclista, quien más tarde se convertiría en su pareja, y deja a su marido. Toti es el hombre encargado de forjar la leyenda de Gilda. Fue él quien la convenció de lanzarse como solista y la apoyó en la lucha contra las compañías disqueras, que por entonces creían que el mundo de la música popular era exclusivo para voces masculinas.

Gilda empezó una corta pero exitosa carrera, logrando muchos discos de oro, platino y doble platino.

El 7 de septiembre de 1996, en el kilómetro 129 de la Ruta Nacional 12, camino a Chajarí (Entre Ríos), un camión embistió al colectivo donde viajaba, matando en total a siete personas: Gilda, su madre, su hija Mariel, tres de sus músicos y el chófer del ómnibus.

Desde el trágico accidente su figura se transforma en objeto de culto. Le son atribuidos milagros y es recordada como “Santa Gilda”.

 

Unos días antes del viaje a Chajari cambió la letra de “No es mi despedida”, que luego sería un gran éxito para sus fans. En ese tema anticipaba su partida y les decía adiós a sus seres queridos. Nadie pudo explicar por qué causa modificó el texto. Quienes la acompañaron en los días previos afirman que Gilda perdió parte de su habitual alegría.

 

 photo 60914SEPARADOR_zpsa2ca637a.png

Anuncios