Suecia fue el primer país del mundo en instituir un día del año como “Día del árbol”. Esto ocurrió en 1840, cuando en dicho país se había tomado conciencia de la importancia que tienen los recursos forestales, del cuidado que se debía brindar a los árboles, y la necesidad de introducir a los niños desde temprana edad, en el conocimiento y la práctica de una tarea a largo plazo.
 photo DIADELARBOL_zpse9c344a7.png
Años más tarde, muchos suecos emigraron a Estados Unidos y llevaron consigo esta valiosa herencia cultural, cuyo ejemplo sirvió para que Norteamérica en 1872, también instituyera su “Día del árbol”.

Y a partir de allí comenzaron a establecerlo los otros países del continente y del mundo.

El 21 de agosto de 1860 Canadá había adoptado la hoja del arce (árbol de singular belleza y buena madera para la construcción) como emblema nacional. Razón por la que la hoja del arce o maple pasó a ser el centro de la bandera y escudo que exhibe Canadá ante el mundo, usándose también, bajo la forma decorativa de broches, alfileres y botones, cada vez que se celebra el “Día del árbol” en esa nación.

En la República Argentina el principal impulsor de la actividad forestal fue Domingo Faustino Sarmiento (Presidente de la Nación de 1868 a 1874) que en un discurso subrayó: “El cultivo de los árboles, conviene a un país pastoril como el nuestro, porque no solo la arboricultura se une perfectamente a la ganadería, sino que debe considerarse un complemento indispensable” y agrega: “La Pampa es como nuestra República, tala rasa. Es la tela en la que ha de bordarse una nación. Es necesario escribir sobre ella ¡Arboles! ¡Planten árboles!”.

La prédica de Sarmiento encontró eco treinta años después, cuando el 29 de agosto de 1900, el Consejo Nacional de Educación, en base a la iniciativa del Dr. Estanislao Zeballos, instituyó dicha fecha, en celebración al “Día del Arbol”, y cuyo festejo se concretó a partir de 1901.

Fuente: Revista El Bosque. Asociación Amigos del Árbol, Bosques y Parques Nacionales

 

El árbol es, como nosotros, un ser vivo que nace, come, se desarrolla, se reproduce y muere…

El concepto de árbol lo tenemos claro en nuestra mente, porqué desde que nacemos estamos en contacto con ellos. El árbol es, como nosotros, un ser vivo que nace, come, se desarrolla, se reproduce y muere. El árbol es muy útil, sobre todo cuando son muchos juntos, para cortar el viento y proteger de ráfagas violentas zonas de cultivo y otras áreas expuestas.

Sería interminable detallar todas las maneras en que los árboles inciden en nuestra forma de vida en la ciudad, Desde proteger del viento, del sol o del ruido, decorar, brindar sombra, ser refugio de la fauna… muchos desconocemos la cantidad de aspectos que hacen a la vida del árbol. Podemos ilustrar con algunas preguntas básicas como ¿Para que sirve un árbol?, Como ser vivo es miembro importante del reino vegetal: el árbol es un purificador del aire; a través de sus hojas verdes y la acción del sol, absorbe gases malos como el CO2, producido por el fuego, la respiración animal, emisiones de escapes de vehículos y otras fuentes. A cambio de eso, nos regala OXIGENO, gas bueno que necesitamos para respirar y vivir.

Los pies de los árboles, que son sus raíces, penetran en la tierra no solamente para sostenerlo firmemente de pié sino también para buscar el alimento y agua que necesita para vivir y crecer; estas raíces además logran retener alrededor del propio árbol, la tierra que por el agua de lluvia se desmoronaría y se iría con la corriente dejando solo las piedras; evitan por lo tanto la erosión de la tierra, permitiendo que otras plantas, que no sean árboles, puedan seguir creciendo y viviendo.

  ¿CUÁLES SON LOS BENEFICIOS DE PLANTAR UN ÁRBOL?

1) Recuperación, preservación y mantenimiento del arbolado existente.

2) Acrecentamiento del arbolado promoviendo plantaciones posibles de monitorear.

3) Educación para la comprensión y el conocimiento que permita la toma de conciencia acerca de la importancia de los árboles en la mejora de la calidad de vida.

4) Proyectos de desarrollo sustentable dentro de la comunidad, integrando al árbol en la vida del ciudadano.

5) Proponer mejoras en la legislación vigente que regula y protege el arbolado urbano.

6) Promover y realizar acciones legales contra funcionarios y particulares que tengan participación directa o indirecta en la destrucción del arbolado urbano.

http://www.fundacionpreservar.org.ar/

POEMA DEL ÁRBOL

 

Árbol, buen árbol, que tras la borrasca
te erguiste en desnudez y desaliento,
sobre una gran alfombra de hojarasca
que removía indiferente el viento…

Hoy he visto en tus ramas la primera
hoja verde, mojada de rocío,
como un regalo de la primavera,
buen árbol del estío.

Y en esa verde punta
que está brotando en ti de no sé dónde,
hay algo que en silencio me pregunta
o silenciosamente me responde.

Sí, buen árbol; ya he visto como truecas
el fango en flor, y sé lo que me dices;
ya sé que con tus propias hojas secas
se han nutrido de nuevo tus raíces.

Y así también un día,
este amor que murió calladamente,
renacerá de mi melancolía
en otro amor, igual y diferente.

No; tu augurio risueño,
tu instinto vegetal no se equivoca:
Soñaré en otra almohada el mismo sueño,
y daré el mismo beso en otra boca.

Y, en cordial semejanza,
buen árbol, quizá pronto te recuerde,
cuando brote en mi vida una esperanza
que se parezca un poco a tu hoja verde…

autógrafo
José Ángel Buesa

 photo e7kuw1.gif