La ciudad de Buenos Aires fue ocupada por tropas al mando del militar británico William Carr Beresford el 27 de junio de 1806. Con poca capacidad de defensa por parte de las autoridades virreinales, los ingleses ocuparon rápidamente la ciudad e izaron su bandera en el fuerte, núcleo del poder del Virreinato. Sucedieron 46 días de ocupación británica signados por la moderación y los intentos por ganarse a los porteños. Beresford mantuvo en el cargo a todos los funcionarios públicos y declaró que no tenía la intención de liberar a los esclavos. El cambio más importante fue la apertura del comercio, que hasta entonces se regía por el monopolio ligado a la metrópolis española. Fue entonces cuando lo comerciantes que estaban favorecidos por el régimen previo que se organizaron para reconquistar la ciudad.

El liderazgo recayó sobre el capitán de fragata Santiago de Liniers, quien, desde la

La Primera Invasión Inglesa

Los ingleses desembarcaron en Quilmes el 25 de junio con una poderosa escuadra comandada por el militar británico William Carr Beresford y el 27 de junio de 1806 la ciudad de Buenos Aires fue ocupada. Con poca capacidad de defensa por parte de las autoridades virreinales, los ingleses ocuparon rápidamente la ciudad e izaron su bandera en el fuerte, núcleo del poder del Virreinato.

 photo RECONQUISTADEBAYRES_zps9504996f.png

Sucedieron 46 días de ocupación británica signados por la moderación y los intentos por ganarse a los “porteños”. Beresford mantuvo en el cargo a todos los funcionarios públicos y declaró que no tenía la intención de liberar a los esclavos. El cambio más importante fue la apertura del comercio, que hasta entonces se regía por el monopolio ligado a la metrópolis española. Ésta invasión, conocida como la primera invasión inglesa, significaba la incorporación del Río de la Plata al conflicto mundial entre Inglaterra y Francia y la cristalización de la estrategia de los círculos comerciales y políticos ingleses sobre la conveniencia de apoyar la independencia de América del Sur y copar su mercado de incalculable riqueza. Fue entonces cuando lo comerciantes que estaban favorecidos por el régimen previo (el español) se organizaron para reconquistar la ciudad.

El liderazgo recayó sobre el capitán de fragata Santiago de Liniers, quien, desde la provincia oriental (actualmente Uruguay) organizó las milicias para recuperar a Buenos Aires. Consiguió, entre profesionales y milicianos, unos 1000 hombres con los que se embarcó rumbo a Buenos Aires.

El 4 de agosto fondearon frente al Puerto de las Conchas (Tigre) y desde allí marcharon hacia la ciudad. En su camino se unieron paisanos y el ejército de Juan Martín de Pueyrredón. El 10 de agosto y una vez derrotadas las primeras resistencias británicas, se dirigieron hacia la Plaza Mayor (Plaza de Mayo) y rodearon a las fuerzas de Beresford.

Muchos de los pobladores ayudaron al ejército de Liniers, que ya contaba con 4000 hombres. El 12 avanzaron por las actuales calles San Martín y Reconquista hasta hacer retroceder a los ingleses.

Sin mayores defensas, el general británico se rinde y entrega sus armas a los líderes criollos. El Cabildo Abierto convocado dos días más tarde impidió reasumir el poder al virrey Sobremonte, quien había huido a Córdoba para intentar organizar una ofensiva desde la capital mediterránea, sin suerte. El poder quedó en manos de Liniers, quien se ocupó de organizar la ciudad para el contraataque inglés, que no tardaría en llegar.

Hace 206 años, Santiago de Liniers comandó una tropa formada por soldados profesionales y vecinos enardecidos con el objetivo de recuperar la ciudad de Buenos Aires de las manos británicas. Lo logró y la Reconquista de Buenos Aires fue una realidad cargada de patriotismo.

 photo hr2sonalivora.png

Anuncios