Cayetano de Thiene nació en Venecia, Italia, en 1480 en el seno de una ilustre familia. Estudió abogacía hasta ordenarse como sacerdote. Pasó su vida distribuyendo sus riquezas y haciendo caridad con los más necesitados. Fundó la Orden de los Clérigos Regulares, llamados Teatinos. Falleció el 7 de agosto de 1547. En 1670 el Papa Clemente X lo canonizó.

FIESTA PATRONAL SAN CAYETANO
Todos los años el día 7 de Agosto la Iglesia de Buenos Aires celebra la festividad de San Cayetano en la que los peregrinos celebran a su patrono y amigo. Así se agradece a este Patrono de la Providencia de Dios, del Pan y del Trabajo.

 photo sancayetano2014_zpsb58caa13.png

Cayetano nació en Italia en 1480 en una familia de importantes ingresos económicos y después de ser abogado eligió una vida de entrega a los pobres. Se ordenó como sacerdote en Roma, y murió en Nápoles en 1547 Pasó privaciones para sostener sus obras. Fundó hospitales, ayudó a los presos y a las prostitutas y asistió a las víctimas de las sequías de 1529 y 1532. Además, tomó la iniciativa de tramitar el establecimiento de un Banco Popular que conceda crédito sin interés, quebrando el negocio de prestamistas.
Cuenta la fe católica que un día de oración, el sacerdote Cayetano tuvo una visión en la cual se le aparecía la Virgen poniéndole al Niño Jesús en sus brazos. Motivo por el cual se lo representa cargándolo. El Papa Clemente X lo proclamó santo en 1671.
Las primeras imágenes de San Cayetano en Argentina desembarcaron en los baúles de los inmigrantes italianos a principios del siglo XX. Desde entonces, el santo moraba en una capilla que las Hermanas Hijas del Divino Salvador habían levantado en el oeste de la ciudad de Buenos Aires.
Dicen que este santo se convirtió en el más popular del país en 1968, cuando el padre Angel Sallaberrembarde lanzó una cruzada: “Cambie sus promesas de velas y flores por alimentos, ropa y medicamentos para los más necesitados”. De ahí en más, la gente se arrodilló ante San Cayetano y le pidió pan. Y como el que pide pan pide trabajo, San Cayetano fue, desde entonces, “San Trabajo”.

Oración a San Cayetano

¡Oh glorioso San Cayetano Padre de la Providencia!, no permitas que en mi casa me falte la subsistencia y de tu liberal mano una limosna te pido en lo temporal y humano. ¡Oh glorioso San Cayetano!, Providencia, Providencia, Providencia.

(Aquí se pide la gracia que se desea conseguir)

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Jaculatoria.

Glorioso San Cayetano, interceded por nosotros ante la Divina Providencia.

 

 photo withivy_zps5bea85c6.gif

Anuncios