Celedonio Flores
Nombre real: Flores, Celedonio Esteban
Seudónimo/s: El Negro Cele
Poeta
(3 de agosto de 1896 – 28 de julio de 1947)
Por Orlando del Greco

Poeta lunfardo y autor.

 photo CELEDONIOFLORES_zpsfffb1743.png

Era boxeador y le llamó la poesía, la poesía arrabalera por supuesto como la de Villa Crespo, el barrio que lo vio crecer. Allí se convirtió en el vate más popular del cancionero ciudadano con su verba pintoresca; fue el más alto exponente de la lunfardía a despecho del mismo Carlos de la Púa, (Carlos Muñoz).
Por 1920, más o menos, el diario “Ultima Hora” en su sección “El Gorro de Dormir”, premiaba con cinco pesos semanales al autor de los versos que en ella se publicaban: allí apareció “Por la pinta” del desconocido Cele, que luego se llamaría “Margot”, el primer tango suyo, su primera letra para la canción popular.
A raíz de ella intimó con Gardel y Razzano cultivando con ellos una amistad imperecedera. Con el dúo nos da el inmortal “Mano a Mano” que es la letra que más gusta a los amantes verdaderos del tango canción.
En vida de su amigo Carlitos, incluye su nombre en varias poesías con algunas convertidas en tangos, cosa inusitada en aquellos tiempos; así podemos apreciarlo en “Son Grupos” con música de Gerardo Matos Rodríguez y “Corrientes y Esmeralda” con la de Francisco Pracánico, en los que dice respectivamente:
“A puro mate, amargo como hiel,
y tangos de Gardel
en la victrola”.
……………………………………………………
“Y en tu esquina rea cualquier cacatúa sueña con la pinta de Carlos Gardel”.
Además de los citados “Margot” y “Mano a Mano”, Gardel popularizó en grabaciones sus tangos “La Mariposa” y “Malevito” que tienen músicas de Pedro Maffia; “El Arroyito” y “Cordobesita” (zamba) con músicas de Samuel Castriota; “Milonga fina”, “El alma que siente” y “El Bulín de la calle Ayacucho” con las de los hermanos Servidio”; “Gorriones” y “Pan” con la colaboración de Eduardo Pereyra; “Mala Entraña” con música de Enrique Maciel; “Lloró como una mujer” y “Tengo Miedo” hechos con José María Aguilar; “Canchero” con música de Arturo De Bassi; “Colorao, Colorao”, musicado por Alberto Acuña; “Por seguidora y por fiel” con Ricardo Luis Brignolo; “Te odio”, “Si se salva el pibe” y “Mentira” con músicas de Francisco Pracánico; “Viejo Smocking” con la de Guillermo Barbieri.En su repertorio tuvo también “Comadre” (Filiberto) que llevó a Europa, y “Corrientes y Esmeralda”.
El entusiasta gardeliano lamenta que el gran Carlos no llevara al disco los dos últimos citados como así los populares “Muchacho” y “Veníte conmigo” (Donato), “¡Atenti, Pebeta!” (Ortíz), “Nunca es tarde” y “Viejo Coche” (Pereyra), “No hay derecho” (Avilés), “Sentencia” (Maffia), “La Traviesa” (Iriarte), “Botija Linda” (Matos Rodríguez), “Audacia” (Hugo La Roca).
Grandes y regulares éxitos obtuvo con “Farol de los gauchos” (zamba), “Pensando en ti” (vals), “¡Varón!”, y “Soy un porteño (milonga), “Beba”, “Carta Brava”, “De estirpe porteña”, “Cuando me entrés a fallar”, “Derrotado”, “Pa’ lo que te va a durar”, “La carta que me dejaste”, “Taita”, “El as de los ases”, “La musa mistonga”, “La misma milonga”, “Maldita”, “Armonía”, “Chatita color celeste”, “Duraznos a cuarenta el ciento”, “Nunca”, “Candombe de barrio”, “Bigotito”, “¡Ufa!… ¡qué secante!”, “¡Qué careta!”, muchos creados y grabados por la inimitable Rosita Quiroga y otros por Corsini, Magaldi, Charlo, Gómez, la Maizani y musicalizados nada menos que por Eduardo Pereyra, Azucena Maizani, Francisco Lomuto, José Razzano, Edgardo Donato, José M. Aguilar, Angel Danesi, Guillermo Barbieri, Hugo La Roca, Juan Marini, Antonio Polito, Antonio Rodio, Rodolfo Sciammarella, Antonio Sureda, Rafael Ventura, Manuel Buzón y la misma Quiroga.
Actuó por distintas radios prologando con sus versos actuaciones de Francisco Canaro, Rosita Quiroga y Carlos Gardel, y al lado de éste apareció en la película “Viejo Smocking”, del año 1930.
Cuando el dúo estaba en la cúspide de la fama, recriminó a sus integrantes la falta de atención para con él al no dedicarle un retrato de los mismos: fue entonces que por ese motivo tuvieron un áspero altercado que casi los separan. Al fin reinó la calma y pudo más la comprensión que hizo posible el obsequio con su correspondiente autógrafo en la popular fotografía, publicada centenares de veces, del dueto criollo. (Esto lo contó el mismo Cele).
Por intermedio de “Canciones Populares” del editor Raúl Gómez, publicó en noviembre de 1921, su primer folleto, “Chapaleando barro”, con prólogo de Numa Córdoba y en 1926 “Cuando pasa el organito”.
Mano A Mano (1920)

Rechiflao en mi tristeza, hoy te evoco y veo que has sido
en mi pobre vida paria sólo una buena mujer;
tu presencia de bacana puso calor en mi nido,
fuiste buena, consecuente, y yo sé que me has querido
como no quisiste a nadie, como no podrás querer.

Se dio el juego del remanye cuando vos, pobre percanta,
gambeteabas la pobreza en la casa de pensión;
hoy sos toda una bacana, la vida te ríe y canta,
los morlacos del otario los tirás a la marchanta
como juega el gato maula con el mísero ratón.

Hoy tenés el mate lleno de infelices ilusiones:
te engrupieron los otarios, las amigas, el gavión;
la milonga entre magnates con sus locas tentaciones
donde triunfan y claudican milongueras pretensiones
se te ha entrado muy adentro en el pobre corazón.

Nada debo agradecerte, mano a mano hemos quedado,
no me importa lo que has hecho, lo que hacés ni lo que harás;
los favores recibidos creo habértelos pagado
y si alguna deuda chica sin querer se me ha olvidado
en la cuenta del otario que tenés se la cargás.

Mientras tanto, que tus triunfos, pobres triunfos pasajeros,
sean una larga fila de riquezas y placer;
que el bacán que te acamala tenga pesos duraderos,
que te abrás en las paradas con cafishios milongueros,
y que digan los muchachos: “Es una buena mujer”.

Y mañana, cuando seas descolado mueble viejo
y no tengas esperanzas en el pobre corazón,
si precisás una ayuda, si te hace falta un consejo,
acordate de este amigo que ha de jugarse el pellejo
p’ ayudarte en lo que pueda cuando llegue la ocasión.
Celedonio Flores

 photo barrita.png

Anuncios