La noticia del deceso de “Evita” causó un profundo dolor en el corazón de los seguidores del peronismo y entre las clases populares, que llegaron a quererla y venerarla incluso más que al propio fundador del movimiento, el entonces presidente Juan Domingo Perón.

En ese sentido, su figura también atrajo el odio de los antiperonistas, que la trataban despectivamente, y se convirtió en el nombre que dividiría las aguas en una historia argentina que no se apagó con su muerte ni con la caída de Perón, tres años más tarde.

El odio, y también el temor, llevaron a sus enemigos a ocultar su cuerpo, que padeció un cinematográfico trajín de varios años -que incluyó el entierro con nombre falso en un cementerio de Milán- y concluyó con la devolución de los restos a Perón, en 1971.

 photo EVITA_zpsf4e8ae2d.png

El 26 de julio de 1952 “La abanderada de los humildes” moría a los 33 años, abatida por la enfermedad.

Arquetipo de la mística militante del peronismo, activa impulsora y celosa guardiana de la revolución justicialista, esposa, amiga y compañera de Juan Domingo Perón, fundadora del Movimiento Peronista Femenino, activa impulsora del voto femenino y la igualdad de la mujer, creó la Fundación Eva Perón al frente de la cual llevó a cabo una trascendental e inusitada obra de reparación social y al servicio de la cual agotó hasta sus últimas energías.

Adorada y hasta idolatrada por los humildes y las clases trabajadoras, temida y odiada hasta la exasperación por los logreros, oportunistas y dueños de los privilegios, fue despedida por la expresión de dolor popular más multitudinaria y numerosa de la historia argentina.

Personalidad de relieve mundial y de permanente actualidad, fue autora de “La razón de mi vida”, “Historia del peronismo” y diversos artículos periodísticos en los que reflejó su intenso compromiso en la lucha por la justicia social.

En su lecho de muerte alcanzó a dictar una suerte de testamento político que, publicado muy posteriormente gracias al historiador Fermín Chávez y luego por el editor y militante peronista Alberto Schprejer con el título de “Mi mensaje”, fue sistemáticamente ignorado y silenciado debido a su manifiesto antagonismo con los poderes establecidos.


Frases de Evita Perón:

*. “Yo no quise ni quiero nada para mí. Mi gloria es y será siempre el escudo de Perón y la bandera de mi pueblo. Y aunque deje en el camino jirones de mi vida, yo sé que ustedes recogerán mi nombre y lo llevarán como bandera a la victoria”

*. “La patria no es patrimonio de ninguna fuerza. La patria es el pueblo y nada puede sobreponerse al pueblo sin que corran peligro la libertad y la justicia”

*. “El capitalismo foráneo y sus sirvientes oligárquicos y entreguistas han podido comprobar que no hay fuerza capaz de doblegar a un pueblo que tiene conciencia de sus derechos”

*. “Si este pueblo me pidiese la vida, se la daría cantando, porque la felicidad de un solo descamisado vale más que toda mi vida”

*.Ha llegado la hora de la mujer que comparte una causa pública y ha muerto la hora de la mujer como valor inerte y numérico dentro de la sociedad (…)

*. “Aparento vivir en un sopor permanente para que supongan que ignoro el final… Es mi fin en este mundo y en mi patria, pero no en la memoria de los míos (…)”

 

La mujer que dividió a toda una nación. Tan amada como odiada, Evita es de las pocas mujeres en la historia que ha logrado llenar de pasionales sentimientos a todos los que conocen su historia. Inspiradora de innumerables anécdotas y relatos, hasta el día de hoy, en que su la tumba permanece perfumada con centenares de flores.

 photo barrita.png