Aunque el uso de este símbolo patrio suele estar limitado más al ámbito oficial que al popular, su origen formal es un tanto incierto, aunque nace en los albores de nuestra patria y refleja en su significado los ideales de nuestra Nación.

EL ORIGEN

– Desde que se instaló la Primera Junta en 1810, en todos los documentos oficiales y actos gubernamentales se utilizaban las mismas “armas reales” (dibujo a modo de escudo) que durante el virreinato , hasta que en 1813 fueron sustituidas por el escudo adoptado por la Asamblea General Constituyente que asumió ese año.

– La Asamblea encomendó al diputado por San Luis, Agustín Donado, que se encargara de la elaboración de un sello oficial destinado a legitimar sus resoluciones, para reemplazar al utilizado durante el gobierno virreinal. Donado confió el trabajo a un reconocido grabador de la época: Juan de Dios Rivera. Por otra parte, se ignora quién hizo los dibujos originales, aunque algunas versiones dan a Bernardo de Monteagudo como su gestor.

– El sello finalmente adoptado por la Soberana Asamblea de 1813 da origen finalmente al Escudo Nacional Argentino. Ello se desprende de las evidencias y del indisimulable parecido entre ambos, aunque no se conoce decreto ni resolución alguna que imponga la adopción de dicho sello como símbolo patrio. De todos modos, se estima que esta medida pudo haber sido tomada en las primeras sesiones de la Asamblea (que se instaló el 31 de enero de 1813), pues se conservan dos cartas de ciudadanía expedidas por aquélla el 22 de febrero en las que aparece por primera vez el escudo estampado en un sello de lacre. Una de ellas (que se encuentra guardada en el Museo Histórico Nacional) fue extendida a favor de don Antonio Olavarría, mientras que la otra fue otorgada al extranjero Don Francisco de Paula Saubidet. Ambas están firmadas por el general Alvear, presidente del Cuerpo, y por el secretario Vieytes.

– El 12 de marzo de 1813 aparece la primera mención oficial expresa acerca del sello. La sesión de ese día dice:
“Hecha una moción en este día por uno de los ciudadanos representantes para que se designe al Supremo Poder Ejecutivo el sello que debe usar en sus diplomas y contestaciones oficiales, se acordó por unanimidad de votos lo siguiente:
La Asamblea General Constituyente ordena que el Supremo Poder Ejecutivo use el mismo sello de este Cuerpo Soberano, con la única diferencia de que la inscripción del círculo deberá ser “Supremo Poder Ejecutivo de las Provincias Unidas del Río de la Plata”.”

Firmaban el acta Tomás Valle (Presidente) e Hipólito Vieytes (Secretario), y la frase reemplazaba a la utilizada hasta entonces, que era “Asamblea General Constituyente de las Provincias Unidas del Río de la Plata”.
Así quedó instituido nuestro actual escudo, y tiempo después se fijó el “Día del Escudo Nacional” en rememoración de aquella trascendente jornada.

– Otro decreto de la Asamblea, fechado el 27 de abril, ordena que las armas del rey sean sustituidas por las armas (el escudo) de la Asamblea en los lugares públicos o cuando figuren en los escudos y banderas de algunas corporaciones. De este modo le asigna carácter de emblema nacional a ese sello.
Hoy es uno de nuestros tres símbolos nacionales junto con la Bandera y el Himno.
La escarapela es un emblema nacional.

Image and video hosting by TinyPic

Photobucket

About these ads